Skip to main content

¡Cuidado! Estos trucos para evitar que los gérmenes te contaminen no funcionan

Tocar un botón con el nudillo

Depositphotos

15/02/2021 - 22:15

Todos queremos mantener los microbios lo más lejos posible, pero hay algunos trucos muy extendidos para evitar gérmenes que en realidad no funcionan. Te mostramos algunos de ellos.

Tenemos interiorizadas una serie de prácticas para no entrar en contacto con los microbios. Desde que estalló la pandemia, estos trucos para evitar gérmenes son cada vez más utilizados, ya que todos intentamos prevenir el contagio por coronavirus por todos los medios que tenemos a nuestro alcance. 

No obstante, lamentablemente muchas de estas prácticas que algunas personas consideran infalibles en realidad no son eficaces. Por lo tanto, a pesar de llevarlas a cabo, los virus, las bacterias y los hongos acaban entrando en contacto con nosotros, de manera que corremos el riesgo de enfermar.

Toma nota de los trucos para evitar gérmenes que no funcionan y sustitúyelos por otras prácticas seguras.

  • Abrir puertas o tocar botones con la manga. Si haces esto para no tocar los picaportes o los botones, que sepas que es totalmente ineficaz. Los patógenos quedarán en tu ropa y te pueden contaminar. Es mejor que uses algo desechable, como un pañuelo de papel o una toallita.
  • Pulsar botones con los nudillos. Utilizar el nudillo para llamar al ascensor o presionar el número de la planta a la que vas no te ayudará a mantenerte lejos de los gérmenes. Los patógenos quedarán en el dorso de tu mano y te pueden contaminar. Es mejor que uses un pañuelo de papel, que te laves las manos inmediatamente después de tocar los botones o que utilices gel hidroalcohólico.
  • Usar guantes de tela. Los guantes de tela no son eficaces para protegerte de los gérmenes. Todos los patógenos que toques quedarán en el tejido y podrán contaminar no solo tus manos, sino todas las superficies con las que entren en contacto. 
  • Abusar del gel hidroalcohólico. En general, los geles hidroalcohólicos son tan efectivos como lavarse las manos. No obstante, abusar de ellos puede dañar las bacterias naturales de tu piel, lo que te deja más vulnerable a otras bacterias.
  • Contener la respiración cuando alguien estornuda o tose. Esto no te librará de que las gotas que expulsa la otra persona impacten en tu cuerpo. Por lo tanto, cuando te toques la cara, los gérmenes entrarán en tu organismo.