Skip to main content

Cuidado con tomar una copa en el avión, el alcohol afecta más durante el vuelo

avion pasajeros copa

Deposit Photos

20/02/2020 - 07:30

Los viajes en avión pueden ser un trámite, un momento de descanso o también de celebración, y en algunas ocasiones tal vez se desee acompañar el trayecto con una cerveza, una copa de vino o hasta algo de champán. Al fin y al cabo, tampoco es raro pedir algo de alcohol con el menú a bordo.

Durante los vuelos no suele haber un límite en cuanto al alcohol que se puede beber. Aunque llegado un momento, si se percibe que el pasajero puede encontrarse en estado de embriaguez o suponer un problema, es posible que los tripulantes de cabina no le vendan más.

Normalmente los envases de bebidas suelen ser más pequeños en los aviones, las botellas de vino de 220 ml como mucho y rara vez las latas de alcohol alcanzan los 330 ml. Esto viene dado por dos motivos, el primero de ellos es el mero hecho de hacer negocio, pero también hay otro en el que rara vez se piensa.

El alcohol cuando se está volando afecta más a los pasajeros. Según recogen en Cerodosbé, a gran altura los efectos del alcohol se intensifican en el cuerpo.

Esto se debe a la hipoxia, la carencia de oxígeno debido a la altura y la presión. La consecuencia de esta situación es que al volar el alcohol provoca un efecto mayor en el cerebro y el cuerpo al absorberse con más rapidez. El cuerpo carece del balance habitual de agua y oxígeno, por lo que el alcohol lo alcanza con mayor velocidad y se tiene menos resistencias hacia él.

Así que si tomas una copa durante el vuelo y notas que estás levemente afectado, tal vez no solo sea un leve mareo, sino que sea el efecto del alcohol potenciado por la altura.