Skip to main content

Deberías quitarte los zapatos al llegar a casa

Zapatos

Getty Images

Cristina Fernández Esteban

26/04/2022 - 20:35

Las suelas de tu calzado pueden arrastrar a tu hogar cualquier cosa que haya en el suelo de la calle. Desde restos fecales a bacterias. Normalmente esto no supone un riesgo para la salud pero sí hay casos en los que realmente es importante quitarse los zapatos al llegar a casa.

La suciedad que se acumula dentro de tu casa no solo incluye el polvo y los pelos que dejan tus mascotas. Alrededor de un tercio proviene del exterior, ya sea traído por el viento o por las suelas de los zapatos sucios, capaces de recoger cualquier cosa que esté en el suelo.

Así lo afirman en The Conversation  Mark Patrick Taylor y Gabriel Filipelli, parte de un equipo de químicos ambientales que durante décadas han estudiado los espacios interiores y los contaminantes a los que las personas están expuestas en sus propios hogares, como parte del programa DustSafe.

En su artículo ambos analizan la cuestión de si es conveniente o no quitarse los zapatos en casa. 

Y si bien la ciencia aún tiene camino por recorrer al respecto, algunos hallazgos apuntan a que si bien puede que tu salud no esté seriamente comprometida, lo que tus suelas arrastran hasta casa al menos es asqueroso.

Todo lo que las suelas de tus zapatos pueden llevar a tu casa

Sus estudios han determinado que las suelas de los zapatos pueden arrastra a veces microorganismos como los patógenos resistentes a los medicamentos, "incluidos los agentes infecciosos (gérmenes) asociados a los hospitales que son muy difíciles de tratar".

A lo que puede sumarse las toxinas cancerígenas de los residuos del asfalto y los disruptores endocrinos de los productos químicos para el césped, afirman ambos científicos.

El doctor Charles Gerba, profesor de microbiología y ciencias ambientales en la Universidad de Arizona, estudió en 2008 las bacterias presentes en la suela de los zapatos y descubrió que se pueden rastrear todo tipo de cosas asquerosas dentro de los hogares, incluyendo caca.

Cosas que nunca deberías limpiar con jabón líquido para platos

Cosas que nunca deberías limpiar con jabón líquido para platos

“Si usa zapatos durante más de un mes, el 93% tendrá bacterias fecales en la suela”, comentó 10 años después en TODAY Home sobre sus hallazgos. Lo cual puede deberse a excrementos de animales en la calle, pero también del suelo de baños públicos.

“Además encontramos E. coli”, añadió. La bacteria generalmente es inofensiva, pero algunas cepas pueden causar diarrea o infecciones y enfermedades respiratorias.

En cuanto al trabajo de Taylor y Filipelli, este consistió en medir y evaluar la exposición a toda una serie de sustancias nocivas presentes en el interior de los hogares. Entre las detectadas se incluyen:

  • Genes que hacen que las bacterias sean resistentes a los antibióticos, también detectadas en el polvo
  • Productos químicos desinfectantes en el entorno doméstico
  • Microplásticos
  • Productos químicos perfluorados (o PFAS, denominados "productos químicos eternos" debido a su larga vida útil y su tendencia a permanecer en el cuerpo sin degradarse).

Uno de los principales objetivos de su trabajo es evaluar los niveles de metales potencialmente tóxicos (como el arsénico, el cadmio y el plomo) en los hogares.

Estos contaminantes, especialmente el plomo, una neurotoxina peligrosa, son inodoros e incoloros, explican los autores.  "Por lo tanto, no hay forma de saber si los peligros de la exposición al plomo solo se encuentran en los aceras exteriores y en las tuberías de agua o si también se encuentran en los suelos de madera de tu sala de estar".

"Nuestros estudios aún sugieren la existencia de un vínculo muy fuerte entre el plomo presente en tu hogar y el presente en el suelo de tu jardín. ¿La razón más probable de esta relación? Corrientes de aire, zapatos y  patas de perros y gatos que los llevan dentro", señalan.

¿Deberías quitarte los zapatos al llegar a casa?

mujer con libro y zapatillas de casa leyendo, leer

Más allá del enorme placer que (al menos para muchos) esto supone, quitarse los zapatos al entrar también conlleva dejar patógenos potencialmente peligrosos en la puerta de casa.

"Todos sabemos que la prevención es mucho mejor que el tratamiento. Quitarse los zapatos es una actividad de prevención básica y fácil para muchos de nosotros", aconsejan los autores en The Conversation.

No obstante, es muy poco probable que los gérmenes que arrastras en tus suelas terminen haciéndote enfermar. Podrías aumentar el riesgo si tocas tus zapatos y después tu cara o comes comida del suelo. De hecho, como ha enseñado la pandemia actual, cuando se trata de disminuir el riesgo de contagio de una enfermedad lavarse las manos es lo más eficaz.

Es más, según especialistas consultados en un artículo de The New York Times, existen otros focos más preocupantes en tu hogar como si hay alguien enfermo, o no dejar bien almacenada la comida.

Por otro lado,entra en juego además el “síndrome del hogar estéril”, que se refiere al aumento de las tasas de alergia en los niños. Algunas hipótesis afirman que podría estar relacionado con ambientes excesivamente estériles.

Aquí, la investigación apunta a que un poco de suciedad probablemente sea beneficioso, ya que cierto contacto con patógenos ayuda a desarrollar el sistema inmunológico y reduce el riesgo de alergias.

Dicho esto, hay situaciones en las que sí es recomendable andar sin los zapatos en casa.

Es mejor no llevarlos si tienes niños pequeños que gatean o si alguien en casa que sufre de alergias o está inmunocomprometido.

En los casos en que el sistema inmunitario está comprometido —como con la gente que tiene cáncer, que se ha sometido a un trasplante de órganos o tiene una infección— hay muchos más motivos para quitarte los zapatos cuando llegues a casa”, explica Lisa A. Cuchara, profesora de Ciencias Biomédicas de la Universidad Quinnipiac en Hamden, Connecticut al medio estadounidense.

Y por supuesto, si vas a visitar a alguien que prefiere que te quites los zapatos para entrar.

Esta noticia se publicó originalmente en Business Insider ES.

Etiquetas:

zapatos, Salud

Y además