Skip to main content

Dejar de fumar para vapear: razones a favor y en contra

vapear fumar

06/01/2018 - 10:55

Cada vez más personas deciden dejar de fumar tabaco convencional para pasarse a los cigarrillos electrónicos, el llamado vapear. El debate sobre si este método es más o menos sano que el tabaco de siempre es intenso y enfrenta a facciones con argumentos encontrados, aunque en realidad al final todas las teorías vienen a decir lo mismo.

Vamos a tratar de resumir los beneficios e inconvenientes de vapear cigarrillos electrónicos en comparativa con lo que ofrece el tabaco. ¿Es realmente mejor vapear que fumar? ¿Merece la pena dejar de fumar para pasarse al vapeo? ¿Y a largo plazo? Por suerte, para responder a esta pregunta ya hay estudios con recorrido suficiente para sacar algunas conclusiones sobre los efectos del cigarro electrónico sobre la salud.

Vapear es más sano que fumar, sí: pero eso no dice mucho

Vayamos allá: según la evidencia recogida hasta ahora -los últimos datos que hemos encontrado al respecto son de 2015- fumar cigarrillos electrónicos es mejor que fumar cigarros normales. Hasta ahí no hay ningún debate: si tienes que elegir entre seguir fumando tu cajetilla diaria de tabaco frente a dejar los cigarrillos para vapear, entonces todo el mundo te dirá que la segunda opción es la más inteligente... de esas dos.

Esta funda para tu kit de vapeo te vendrá muy bien si ya eres vapeador

¿A qué se debe que el vapeo sí sea más "sano" que el fumar tradicional? Principalmente a que, al ser nicotina líquida lo que llevan estos cigarrillos en su interior, no se quema alquitrán en el proceso. El alquitrán es uno de los elementos más cancerígenos de los cigarrillos, y no está presente al vapear, aunque sí hay otros elementos químicos que causan cáncer, motivo por el que la OMS considera que no son mucho mejores.

Sin embargo, hay un pero muy importante. Aunque quizás la posibilidad de sufrir cáncer disminuye, no ocurre lo mismo con las enfermedades cardiovasculares. Uno de los efectos más negativos del tabaco es el deterioro de las arterias, y eso -como mínimo- se mantiene con el vapeo. Es decir, que dejar de fumar para pasarte a lo electrónico no te evita todos los riesgos para la salud que el cigarrillo entraña en cualquiera de sus variantes.

En resumen: por lo que sabemos ahora mismo, vapear es mejor que fumar para la salud, pero está muy mejos de ser bueno o recomendable. Sigue teniendo elementos químicos suficientes para provocar la aparición del cáncer y sigue también aumentando el riesgo de infarto y accidentes cardiovasculares. ¿Lo más sano qué es? Ya te lo estarás imaginando.

Esto es todo lo que necesitas saber sobre la historia del cigarillo electrónico

Pero sí que está demostrado que es un método para dejar de fumar de eficacia probada

También hay cierta evidencia que prueba que, para dejar de fumar, es mejor escoger el mal menor del vapeo. Es cierto que aún te expones a químicos cancerígenos y al riesgo de infarto, pero puede ayudarte a desengancharte poco a poco. En países como Reino Unido incluso el sistema sanitario incentiva el uso del cigarrillo electrónico para dejar de fumar, y es que han comprobado que funciona, aunque no siempre.

En 2015 se cifra en 18.000 las personas que dejaron el tabaco por completo gracias al cigarro electrónico, y eso sólo en Reino Unido. Según un estudio, utilizar el cigarrillo electrónico para ir reduciendo poco a poco la dosis de nicotina aumenta en un 60% las probabilidades de dejar de fumar con respecto a un intento de dejarlo de golpe.

Preocupación más que fundada sobre sus efectos a largo plazo

Ya hemos aclarado que vapear tiene sus beneficios, al menos si lo comparamos con el tabaco tradicional. Entonces, ¿por qué las autoridades sanitarias recelan de esta forma de "fumar? Por varios motivos.

Sobre todo tiene que ver con la imagen que se transmite, equivocadamente saludable o libre de riesgos. El cigarillo electrónico también provoca cáncer y es peligroso para la salud, por mucho que lo haga en menor medida que el tabaco normal.

Por lo tanto, el riesgo consiste en que las nuevas generaciones lo vean como algo sano o no tan peligroso y terminen enganchándose a un vicio que de otra forma estaría fuera de toda posibilidad. Incluso puede que acaben fumando más al creer que no se están haciendo daño. Por lo tanto, no queda más que afirmar que lo más sano es no fumar ni vapear en absoluto. A partir de ahí, que cada uno extraiga sus conclusiones.

[Imágenes: Thinkstock]

Tags:

#estudios, #salud

Ver ahora:

Te recomendamos