Desarrollan un sistema para obtener hidrógeno a partir de césped

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
hierba hidrogeno

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cardiff en Reino Unido ha desarrollado un nuevo sistema que permite obtener hidrógeno a partir de césped utilizando únicamente un catalizador barato y la luz del sol.

En el estudio que han llevado a cabo estos científicos se ha demostrado que este método es una forma sostenible de producir hidrógeno. Este combustible tiene un enorme potencial en la industria de la energía renovable, debido a su alto contenido de energía y a que no libera gases tóxicos o de efecto invernadero cuando se quema.

El hidrógeno está presente en grandes cantidades por todas las partes del mundo: se encuentra en el agua, en los hidrocarburos y en otras materias orgánicas. Hasta ahora, el desafío para los investigadores ha sido la búsqueda de métodos para obtenerlo a partir de alguna de estas fuentes de manera barata, sostenible y eficiente. 

Una fuente de hidrógeno prometedora es la celulosa, que es el componente clave de las plantas y el biopolímero más abundante en nuestro planeta. En el estudio, el equipo investigó la posibilidad de convertir la celulosa en hidrógeno a partir de la luz solar y un catalizador sencillo, que es una sustancia que acelera una reacción química sin ser consumida. Se probaron tres tipos de catalizador basados en metales, y los científicos se decantaron por el níquel porque es muy abundante y el más económico.

El proceso que utilizaron para obtener el combustible se conoce como fotocatálisis, y funciona de la siguiente manera: la luz del sol activa el catalizador, y éste se pone a trabajar para convertir la celulosa procedente de la hierba y el agua en hidrógeno. "Además, hemos demostrado la eficacia del proceso real utilizando el césped tomado de un jardín", asegura el profesor Michael Bowker, co-autor del estudio.

Pila de hidrógeno más eficiente y estable gracias al grafeno

Gracias a este avance, los jardines, campos de fútbol o de golf, así como otras instalaciones con grandes superficies de césped, podrían convertirse en una fuente de energía barata, limpia y renovable.