Skip to main content

Desarrollan una vacuna que pueda adaptarse a nuevos virus

vacuna para nuevas cepas de virus

12/04/2016 - 17:58

DARPA va a poner en marcha un programa para desarrollar vacunas que puedan adaptarse a las mutaciones de los virus y resulten eficaces contra nuevas cepas.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de Estados Unidos, más conocida por su acrónimo DARPA, va a poner en marcha un programa para desarrollar vacunas que tengan la capacidad de adaptarse a las mutaciones de los virus.

El problema de las vacunas de las enfermedades infecciosas reside en que los virus tienen una capacidad asombrosa para mutar y transformarse a medida que se reproducen en el organismo de sus anfitriones. Esto hace que el tratamiento quede obsoleto rápidamente y no sea eficaz para combatir las nuevas cepas.

Es por este motivo por el que es preciso renovar las vacunas periódicamente, como sucede por ejemplo en el caso de la gripe, que hay que actualizarla cada año.

El programa que DARPA tiene entre manos, llamado INTERCEPT, tiene la finalidad de superar la evolución de los agentes patógenos y permitir que la terapia se adapte en tiempo real a las mutaciones.

Los virus constan de dos partes principales: el material genético (ADN o ARN) y una cubierta de proteína. Para reproducirse, entran en una célula del organismo huésped y liberan su material genético. Los genes virales secuestran la maquinaria biológica de la célula, obligándola a generar nuevas copias ya infectadas, que a su vez generan nuevos virus que atacan a otras células.

Para interrumpir este proceso, INTERCEPT tiene previsto aprovechar el potencial de la terapia genética llamada TIP, que se basa en la creación en el laboratorio de pequeñas entidades similares a virus que interfieren en la reproducción del patógeno y permite detener el brote infeccioso.

La vacuna universal contra la gripe, más cerca

Para crear vacunas que se adapten a la evolución de los virus, el programa de DARPA desarrollará TIPs que puedan permanecer en estado latente en el interior de células no infectadas para que detengan el avance de las enfermedades cuando sea necesario.

Los científicos evaluarán la eficacia y la toxicidad del tratamiento en células cultivadas, y también se llevarán a cabo estudios a largo plazo para comprobar la seguridad del tratamiento.

Ver ahora:

Te recomendamos