Skip to main content

Descubren la composición del cometa interestelar Borisov

Cometa interestelar

Yale University (Pieter van Dokkum, Cheng-Han Hsieh, Shany Danieli, Gregory Laughlin)

28/04/2020 - 07:30

Los astrónomos continuamente observan cometas pasar cerca de la Tierra. El año pasado, el 2I/Borisov fue detectado por primera vez dentro del Sistema Solar. Desde entonces, los expertos han estado estudiando sus características para determinar su origen y conocer mejor algunos de los secretos del espacio que aún están sin resolver.

Los resultados de este hallazgo han sido publicados en 2 artículos de la revista Nature Astronomy, según la BBC. El primero corresponde a la investigación que realizó un equipo internacional, el año pasado, después de apuntar con el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (Alma) hacia el cometa en noviembre. El segundo proviene de un estudio en el que se ha utilizado el Telescopio Espacial Hubble y el Observatorio Neil Gehrels Swift para reunir observaciones ultravioletas.

Los cometas suelen estar formados por gas, hielo y polvo. Los investigadores han descubierto en el gas expulsado por 2I/Borisov 2 moléculas diferentes: cianuro de hidrógeno (HCN) y monóxido de carbono (CO). Lo que ha llamado la atención de los científicos es que, aunque la cantidad de HCN es parecida a la que se encuentra en cometas del Sistema Solar, la concentración de CO es muchísimo más elevada.

"Es la primera vez que miramos el interior de un cometa procedente del Sistema Solar", ha dicho Martin Cordiner, investigador del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. "Es realmente diferente de la mayoría de cometas que hemos visto antes".

Después de analizar el cometa, los investigadores han determinado que 2I/Borisov debió formarse en una zona del espacio rica en monóxido de carbono, concretamente en la región helada y externa del disco de material que se forma alrededor de una estrella joven, según ha recogido ScienceDaily.

"Si los gases que observamos reflejan la composición del lugar de nacimiento de 2I/Borisov, entonces podría haberse formado de manera diferente a los cometas de nuestro propio sistema solar, en una región exterior extremadamente fría de un sistema planetario distante", ha explicado Cordiner.

Leer más: Cómo trabajan los empleados de la NASA y la ESA durante la cuarentena por coronavirus: limitaciones en el entrenamiento de astronautas y parones significativos

Su fría temperatura ha apuntado a los millones, o miles de millones, de años que pudo haber estado vagando por el espacio profundo antes de entrar en el Sistema Solar.

Existen diferentes hipótesis sobre el origen de este cometa y la estrella anfitriona que pareció expulsarlo de su sistema pero las investigaciones continúan para aprender sobre estos objetos estelares. De hecho, estudios y observaciones de otros cometas van a ser analizados junto con los datos obtenidos del 2I/Borisov para determinar si se trata de un cuerpo con características inusuales.

"Solo cuando podamos comparar el objeto con otros cometas interestelares sabremos si 2I/Borisov es un caso especial, o si cada objeto interestelar tiene niveles inusualmente altos de CO", ha concluido  Stefanie Milam del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y coautora del primer estudio. 

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Laura Priego.