Skip to main content

Descubren una nueva diana terapéutica para frenar el envejecimiento

detener envejecimiento
-

11/10/2016 - 18:37

Un grupo de científicos ha descubierto el secreto para luchar contra los efectos del envejecimiento: una proteína que podría frenar el deterioro físico.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Nottingham en el Reino Unido ha descubierto el secreto para luchar contra los efectos del envejecimiento. Se trata de una proteína que podría frenar el deterioro a nivel molecular, un hallazgo que allana el camino para desarrollar fármacos que permitan detener el desgaste del organismo y prevenir la progresión de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

El estudio se ha centrado en una familia de proteínas llamada anhidrasa carbónica que se encuentra en el interior de las mitocondrias, que es un orgánulo de las células cuya función consiste en la producción de energía para alimentar nuestro cuerpo a través del consumo de oxígeno.

El equipo ha demostrado que, a medida que vamos cumpliendo años, en nuestras mitocondrias va aumentando la tasa de anhidrasa carbónica. En el estudio, las muestras obtenidas de los participantes con mayor edad contaban con niveles más elevados de esta enzima, y los individuos más jóvenes que tenían la tasa elevada presentaban algunos signos de deterioro cerebral precoz. Además, la administración de esta familia de proteínas en ensayos con animales ha demostrado que acelera el proceso de envejecimiento.

Los científicos consideran que este avance les permite elaborar la mejor diana terapéutica para retardar los efectos de la vejez en el cuerpo. "Tiene potencial para ofrecer una nueva vía para la lucha tanto contra las enfermedades degenerativas como contra los efectos generales del envejecimiento", explica la Dra. Lisa Chakrabarti, directora de la investigación.

Las 10 innovaciones tecnológicas que cambiarán la medicina

Por tanto, lo que se deriva de los resultados del estudio es que la regulación de los niveles de anhidrasa carbónica podría ser una nueva diana terapéutica para frenar el deterioro corporal que se produce en el envejecimiento. Este podría ser el primer paso para el desarrollo de un nuevo tipo de fármaco que proteja a las mitocondrias de esta familia de proteínas.