Skip to main content

Detectan por primera vez la fusión de dos estrellas de neutrones

ondas gravitacionales

16/10/2017 - 20:51

Astrónomos han anunciado la detección de ondas gravitacionales acompañadas de luz visible, un evento provocado por la fusión de dos estrellas de neutrones.

Un equipo internacional de astrónomos ha anunciado que han sido detectadas ondas gravitacionales acompañadas de una fuente de luz visible. Se trata del primer fenómeno observado de estas características y los científicos confirman que estas señales procedían de la fusión de dos estrellas de neutrones.

El pasado 17 de agosto, los expertos del LIGO (Observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales) y del Interferómetro Virgo en Italia detectaron ondas gravitacionales por quinta vez, un evento que fue bautizado como GW170817. Pasados dos segundos, los observatorios espaciales Fermi (telescopio espacial de rayos gamma) de la NASA y el INTEGRAL (laboratorio de astrofísica de rayos gamma internacional) de la ESA detectaron un estallido de rayos gamma en la misma zona del firmamento.

Más tarde, otros telescopios estudiaron el área en la que los observatorios habían ubicado la fusión de las estrellas de neutrones en busca de nuevas fuentes. En total, en los trabajos participaron más de 3.500 científicos de infinidad de centros observacionales en todo el mundo, entre ellos algunos españoles. El Telescopio Swope fue el primero en anunciar que había visto un nuevo punto de luz cerca de NGC 4993, una galaxia lenticular en la constelación de Hidra, y casi al mismo tiempo el telescopio VISTA avistó longitudes de onda infrarrojas desde la misma fuente. Más tarde, los telescopios de Hawáis Pan-STARRS y Subaru también la captaron.

"Hay ocasiones excepcionales en las que, quienes nos dedicamos a la ciencia, tenemos la oportunidad de presenciar el principio de una nueva era, y esta es una de ellas", explica Elena Pian, astrónoma del INAF (Italia).

Observa el espacio con los mejores telescopios disponibles en Amazon

Las ondas gravitacionales son perturbaciones en el espacio-tiempo en forma de ondulaciones que transportan información sobre el movimiento de los objetos del universo. Albert Einstein predijo estos fenómenos en su Teoría de la Relatividad General, señalando que son producidos por acontecimientos de gran magnitud, como la fusión de dos agujeros negros o las explosiones de supernovas.

Hasta el 17 de agosto, los científicos habían detectado ondas gravitacionales en cuatro ocasiones, y en todos los casos fueron producidas por la fusión de dos agujeros negros. Sin embargo, la fuente del evento del día 17 era diferente debido a que venía acompañada de radiación electromagnética. Dado que los agujeros negros no emiten luz, el fenómeno que había generado la nueva observación de ondas gravitacionales tenía que ser diferente.

Así es el nuevo objeto del Sistema Solar descubierto por el Hubble

Tras semanas de observaciones, los astrónomos determinaron que se trataba de la fusión de dos estrellas de neutrones, que son núcleos extremadamente densos de estrellas muy masivas que colapsan tras explotar como supernovas, esparciendo elementos pesados por el universo, como oro y platino. Esta conclusión resulta muy importante, entre otras cosas, porque hasta ahora este fenómeno es la principal hipótesis para explicar los estallidos de rayos gamma cortos.

Además, tal como se esperaba, a este evento le siguió una kilonova, que es un fenómeno explosivo con una luz mil veces más brillante que las novas convencionales. La existencia de las kilonovas se predijo hace 30 años y esta es la primera observación confirmada. "Nunca había visto nada igual. Nuestros datos, junto con los de otros grupos, demostraron a todos que esto no era una supernova o una estrella variable de primer plano, sino algo mucho más extraordinario", afirma Stephen Smartt, que dirigió las observaciones con el NTT de ESO.

[Fuente: ESO]