Skip to main content

La dieta del tiburón blanco sorprende a los científicos

Tiburón blanco

Getty Images

10/06/2020 - 06:45

Investigadores de la Universidad de Sydney han estudiado al detalle la dieta de los tiburones blancos y sus resultados les han sorprendido.

Si bien la comunidad científica conoce cuáles son las presas que suelen capturar los tiburones, lo que no sabían hasta ahora es qué cantidad de alimentos consumen y dónde pasan más tiempo alimentándose, en concreto los ejemplares que viven cerca de las costas australianas.

Estos misterios han sido resueltos ahora gracias a este estudio de la Universidad de Sydney, que ha analizado a fondo la dieta de estos grandes depredadores marinos, revelando unos resultados que han sorprendido a los científicos.

Las películas y los documentales nos suelen mostrar a los tiburones blancos cazando cerca de la superficie, pero los hallazgos de esta investigación revelan que, en realidad, pasan más tiempo alimentándose en aguas medias y en el fondo marino que cerca de la superficie. "El estereotipo de la aleta dorsal de un tiburón sobre la superficie mientras caza probablemente no sea una imagen muy precisa", afirma Richard Grainger, autor principal de la investigación.

Para comprobar cuáles son sus patrones de alimentación, el equipo ha realizado un seguimiento del contenido del estómago de 40 tiburones blancos de la costa este de Australia.

Los resultados revelan que, en promedio, el alimento principal son los peces que viven en aguas oceánicas, como el salmón australiano (32,2%), seguido de los peces que viven en el fondo oceánico, como el lenguado (17,4%), en tercer lugar peces cartilaginosos como las rayas (14,9/) y por último los peces de arrecife (5%). El resto era pescado no identificado o presas menos abundantes, como cefalópodos u otros tiburones.

Otro dato interesante que se desprende de los resultados del estudio es que los ejemplares más grandes tienen una dieta más rica en grasas, algo que creen que se debe a sus mayores necesidades de energía para la migración. Esto encaja con lo observado en otras especies. 

"La comprensión de los objetivos nutricionales de estos depredadores crípticos y cómo se relacionan con los patrones de migración permitirá comprender lo que impulsa el conflicto entre humanos y tiburones y cómo podemos proteger mejor a esta especie", explica el Dr. Gabriel Machovsky-Capuska, coautor del estudio.

Y además