Un dispositivo puede revivir corazones después de la muerte

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Un dispositivo puede revivir corazones después de la muerte

Gracias a la tecnología del dispositivo Organ Care System de TransMedics, médicos de Reino Unido han podido revivir corazones para realizar trasplantes.

Por regla general, los trasplantes de corazón se efectúan con donantes de han sufrido muerte cerebral. El proceso es el siguiente: el órgano se detiene, se retira y se conserva a una temperatura de 4ºC, ya que las temperaturas frías cortan el 90% de la tasa metabólica del tejido. 

Sin embargo, este nuevo sistema realiza la conservación del órgano en caliente, una técnica muy novedosa. El dispositivo se compone de una cámara estéril para alojar el corazón y de una serie de tubos que le proporcionan todo lo que necesita para continuar latiendo: un suministro de sangre, oxígeno y nutrientes. En el siguiente vídeo puedes ver que el funcionamiento de la máquina es fascinante.

El Organ Care System ya ha sido utilizado con éxito en Reino Unido y Australia en al menos 15 casos. En éstos, los médicos habían retirado el corazón del donante después de que se produjera el fallecimiento, para después mantenerlo activo de manera artificial y trasplantarlo finalmente al receptor.

Sin la ayuda del dispositivo, los cirujanos aseguran que no hubiesen podido realizar los trasplantes, ya que de lo contrario los órganos habrían quedado demasiado dañados. "El dispositivo es vital. El corazón recibe una infusión esencial de sangre para restaurar su energía ", explica Stephen Large, cirujano del Hospital Papworth en Reino Unido que ha utilizado el sistema para realizar ocho trasplantes de corazón.

Crean un tejido cardíaco que puede reparar un corazón dañado

Los cirujanos aseguran que el dispositivo permite prolongar el funcionamiento del corazón fuera del cuerpo y esto hace posible que el número de donantes de incremente. Según los datos que manejan los médicos, el número de corazones donados crecería entre un 15 y un 30%. 

[Fuente: MIT Technology Review]