Skip to main content

Los edulcorantes artificiales también engordan

Los edulcorantes artificiales como la sacarina podrían engordar igual que el azúcar.

14/08/2017 - 10:08

2017 es el año en el que, tras las grasas, el azúcar se ha sentado en el banquillo de los acusados, nutricionalmente hablando. Su defenestración de cualquier dieta saludable ha hecho que mucha gente busque refugio en los edulcorantes artificiales, una opción que parece no sólo no ser sana en absoluto sino que engordan tanto o más que otras alternativas.

¿Cómo es eso? ¿Cómo es posible que el edulcorante engorde si apenas tiene calorías? Según un estudio, así es, y tiene una explicación científica. El error está en considerar que el metabolismo se rige sólo por el número de calorías, pues al parecer también hay que tener en cuenta la reacción que el sabor dulce provoca en el cerebro.

Los distintos edulcorantes artificiales alternativos al azúcar se utilizan para adelgazar en las dietas. Queremos decir: para adelgazar sin renunciar a un pequeño placer dulce, pero el cerebro eso no lo sabe e interpreta sabores. Independientemente de las calorías que tenga, un dulce es un dulce y la respuesta metabólica es idéntica a meterse un puñado de azúcar en la boca.

Digamos que al detectar el sabor dulce, nuestro cerebro decide cuántas calorías procesar. A más sabor, menos calorías son metabolizadas por el organismo, de forma que acompañar una comida con edulcorantes puede acabar haciendo que buena parte de sus calorías acaben en tu cuerpo convertidas en grasa.

10 mitos alimentarios y dietéticos que pueden ser falsos

Además, el estudio también relaciona estos edulcorantes con enfermedades como la diabetes, aunque hay que poner un gran pero. La muestra tomada como referencia es de sólo 15 personas, las que dejaron calibrar la respuesta de su cerebro al comer distintas comidas dulces. Si se quieren alcanzar conclusiones definitivas, son necesarias nuevas investigaciones como una mayor muestra de población.

Por ahora, a falta de mayor evidencia científica en contra o a favor del uso de estas sustancias, lo mejor si quieres mantenerte sano y en forma es que renuncies a los edulcorantes. Acostumbrarte a la vivir sin ellos hará que tu dependencia se reduzca a medio plazo, de forma que tras un tiempo de abstinencia ya no quieras volver a tomarlos por resultarte su sabor desagradable.

[Fuente: Tech Times]

Ver ahora: