Skip to main content

Electrónica inyectable para enfermedades neurodegenerativas

Electrónica inyectable para enfermedades neurodegenerativas

12/06/2015 - 16:01

Un equipo de investigadores ha desarrollado un método para fabricar nano-dispositivos electrónicos inyectables para tratar enfermedades neurodegenerativas.

Un equipo de investigadores de diversos países ha desarrollado un método para fabricar nano-dispositivos electrónicos que se pueden inyectar en el cuerpo para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas.

El estudio que han llevado a cabo revela que esta técnica de microfabricación mejorada es capaz de realizar las sondas rígidas más pequeñas hasta el momento, que pueden operar en la interfaz celular. 

Estas sondas, denominadas nano-andamios, son componentes electrónicos de escala nanométrica que se pueden emplear como soporte para regenerar tejidos y huesos, así como para propiciar la regeneración de las neuronas. 

No es el primer intento de implantar electrónica en el cerebro, pero el funcionamiento de los nano-andamios es completamente diferente. Otros métodos, como las sondas de silicona o los polímeros flexibles, causan inflamación en el tejido y requieren que se cambien periódicamente.

Crean una tecnología para monitorizar y estimular el cerebro 

Sin embargo, los nuevos dispositivos son infinitamente más flexibles que cualquier otra tecnología de última generación, tienen tamaños subcelulares y pueden interactuar con las neuronas. 

En investigaciones anteriores, los científicos ya habían demostrado que los nano-andamios podían ser utilizados en células cardiacas y del sistema nervioso para crear tejido cyborg, compuesto por una combinación de materiales orgánicos y electrónicos. Además, los dispositivos pueden registrar las señales eléctricas generadas por los tejidos y medir sus cambios, así como administrar medicamentos cardiovasculares o neuroestimulantes.

Gracias a que estos compuestos son muy flexibles y casi invisibles, los científicos vieron que sería posible introducirlos directamente en el cerebro o en otras partes del cuerpo a través de la aguja de una jeringa. 

Después de la inyección, los nano-andamios se conectan a dispositivos electrónicos para supervisar la actividad neuronal, estimular los tejidos y propiciar la regeneración de las neuronas. Por ello, son útiles para tratar desde trastornos neurodegenerativos hasta la parálisis cerebral.

La Oficina de Desarrollo de Tecnología de la Universidad de Harvard ha solicitado una patente provisional de esta tecnología y está buscando activamente oportunidades de comercialización, ya que los resultados demuestran que el sistema es totalmente viable y efectivo.

[Fuente: EurekAlert!]

Ver ahora: