Elon Musk, el ejemplo de la mala gestión de una crisis

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Elon Musk, el ejemplo de la mala gestión de una crisis

El CEO de Tesla, Elon Musk, ha defendido enérgicamente a la compañía tras la muerte en mayo de Joshua Brown cuando viajaba en un Tesla Model S con el “piloto automático” activado. Musk llegó a afirmar en la revista Fortune que “500.000 personas se habrían salvadosi hoy se viesen más vehículos autónomos por las carreteras. Los analistas coinciden en que la gestión de la crisis que ha hecho el empresario sudafricano es un ejemplo de cómo no hay que hacerlo.

Los sensores del coche autónomo de Joshua Brown no detectaron el camión de Frank Baressi con fatales consecuencias. Un mes después, justo cuando la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras anunció una investigación sobre el accidente, Tesla publicó una entrada en el blog de la compañía para, principalmente, defender sus intereses. En el post destacaron que la trágica muerte de Brown es “la primera fatalidad conocida en más de 200 millones de kilómetros”.

Después, Musk retwitteó al columnista de Vanity Fair Nick Bilton, quien dijo que “1’3 millones de personas mueren al año en accidentes de tráfico. Sin embargo, una persona muere en un Tesla y la gente condena a los coches autónomos como inseguros”. Para reforzar esta idea, al día siguiente, en otra entrada del blog, la compañía se refirió a la muerte de Brown como una “inevitabilidad estadística.

Musk apareció en escena tras fundar la plataforma de pagos PayPal. El sudafricano se hizo con SpaceX, una empresa de transporte aeroespacial, y con el tiempo se ganó la fama de multimillonario excéntrico a lo Tony Stark de los cómics de Iron Man de Marvel.

Así funciona el cargador automático del Tesla S

Según el especialista en gestión de crisis Jonathan Bernstein, cuando una empresa está relacionada con una muerte, el CEO debe responder, ante todo, con compasión, competencia y confianza. Tesla tardó un mes -hasta que se inició la investigación- en pronunciarse sobre el accidente. En esas semanas antes de que la noticia se hiciese pública, la compañía aprovechó el silencio para deshacerse de 2.000 millones de dólares en acciones de Tesla.

Tesla Model S vehículo autónomo

En palabras de Bernstein, la actitud de Musk es un ejemplo perfecto para explicar el camino equivocado a la hora de gestionar este tipo de crisis. “Lo que un CEO debe hacer cuando hay una muerte asociada con alguno de los productos de su empresa es responder, en primer lugar, con compasión y, luego, con palabras que expresen competencia y confianza”. “Musk parece preferir [la actitud] furiosa y a la defensiva” dice Bernstein.

Elon Musk, ¿el sucesor de Steve Jobs o el verdadero Iron Man?

En la segunda entrada en el blog de Tesla, responsables de la compañía dieron explicaciones sobre su tardanza a la hora de abordar la investigación sobre el accidente del Model S. El post ahonda en las estadísticas sobre la seguridad de los sistemas de piloto automático, pero “se ha demostrado una y otra vez que [citar estadísticas] es bastante ineficaz a la hora de influir en la opinión pública” añadió el analista.

Se sabe que Musk no es un amigo de las críticas. En el año 2013, el New York Times criticó el Tesla Model S porque se detuvo en medio de la autopista durante una prueba y el CEO de la compañía arremetió contra el artículo diciendo que era “falso”. Dos años antes, en 2011, Tesla llegó a demandar a la BBC por una mala reseña en el programa Top Gear.

Joshua Brown la víctima del Tesla Model SJoshua Brown, víctima del Tesla Model S.

Creo que Tesla ha perdido mucha credibilidad por la forma en la que ha manejado esta crisis y la muerte de uno de sus clientes” dijo Sam Singer, presidente de la firma Singer Associates especializada en comunicación de crisis. “Ha habido una respuesta llena de errores” y la empresa debería haberse pronunciado de forma inmediata tras el accidente.

Hyperloop, ¿la revolución del transporte de alta velocidad?

Bernstein apunta a que la estrategia de Musk, la de recurrir a datos y estadísticas para descontextualizar la muerte de Brown, es una táctica imprudente. “No he visto a nadie tan tonto como para mantener el enfoque de las estadísticas durante mucho tiempo” dijo. Este analista dijo al diario británico The Guardian que Musk “debía dar un paso atrás, respirar profundamente, e intentar mandar un mensaje que transmita compasión, confianza y capacidad”. “Si no puedes hacer esto, mantén la boca cerrada”. 

[Fuente:theguardian]