Skip to main content

Encuentran fragmentos del meteorito que impulsó la evolución

Meteorito Öst 65. Foto de Birger Schmitz

15/06/2016 - 09:25

La evolución de la vida depende del entorno. Si éste cambia demasiado, se producen extinciones, si no cambia, todo se mantiene igual, pero es posible el cambio intermedio que provoque una explosión de vida. Esto último es lo buscaba el equipo que acaba de descubrir fragmentos del meteorito que impulsó de forma decisiva la evolución en la Tierra.

Han sido hallados en una cantera mineral en Suecia, y corresponden a uno de los dos meteoritos que chocaron en el Cinturón de Asteroides hace 3.000 millones de años. La colisión de ambos se estima 1.000 veces más potente que la que provocó la extinción de los dinosaurios. La lluvia de meteoros sobre la Tierra que provocaron hizo posible la evolución tal y como la conocemos.

El principal interés científico del fragmento encontrado ahora es su rareza. Es un meteorito de tipo único, pues al haber sido destruido durante la colisión, no quedan fragmentos suyos esparcidos por el Universo: es un meteorito extinto, cuya composición era hasta ahora desconocida. Lo han bautizado como Öst 65.

Hace 450 millones de años, la vida se multiplicó de forma acelerada, un proceso sobre el que se tienen pocos datos, pero que podría estar íntimamente relacionado con el mayor impacto de meteorito de la historia, el que tuvo lugar entre dos meteoros de distinto tamaño. Del mayor de ellos ya se habían recuperado restos, pero no del menor, hasta ahora.

Investigan los restos del meteorito que acabó con los dinosaurios

Los compuestos que forman esta roca galáctica pueden ayudar a explicar el fenómeno de la vida y la evolución tal y como nos ha llegado. Sin duda, de no haberse producido esta revolución durante el Ordovícico, el ser humano no estaría aquí.

El estudio de los meteoritos y otros fenómenos geológicos de la prehistoria no es fácil. De no tener conocimientos científicos avanzados es casi imposible distinguir una roca procedente del espacio de la piedra común. Sin duda son muchas las reliquias que se han perdido a lo largo de la historia por puro desconocimiento.

[Fuente: Nature]