Skip to main content

Encuentran el mensaje en una botella más antiguo del mundo

mensaje en una botella

06/03/2018 - 17:28

¿Alguna vez has fantaseado con encontrar un mensaje en una botella? Pues esta fantasía se ha hecho realidad para una familia australiana, que hicieron el hallazgo paseando por una playa remota al norte de Wedge Island, en el oeste de Australia. Además, no fue un descubrimiento cualquiera: se trata del mensaje en una botella más antiguo del mundo.

El pasado 21 de enero, los Illman iban en su coche a través de la playa cuando el vehículo quedó atrapado en la arena. Tonya Illman y una amiga suya se bajaron para dar un paseo, y en las dunas encontró una montaña de basura. Se paró a recogerla y le llamó la atención una botella de ginebra por la forma y el color del vidrio, y pensó que quería bien como elemento decorativo en su casa. 

Localizan un submarino perdido en la Primera Guerra Mundial

Cuando la cogió, reparó que en su interior había un cilindro, y al extraerlo se dio cuenta de que se trataba de un papel enrollado y atado con una cuerda. Intentó desatar el cordel, pero al observar que era bastante frágil, esperó a llegar a casa y lo puso en el horno durante unos minutos para secar la humedad. "Lo desenrollamos y vimos la escritura impresa", explica su marido, Kym Illman. "No pudimos ver la tinta escrita a mano en ese momento, pero vimos un mensaje impreso que pedía al lector que contactara con el consulado alemán cuando encontraran la nota". 

El mensaje tenía fecha del 12 de junio de 1886 e incluía el nombre del barco desde el que había sido arrojado, el Paula, así como las coordenadas del punto en el que fue lanzada al mar. La llevaron a los expertos del Museo de Australia Occidental y pudieron averiguar que esta nave participó en un experimento que consistió en arrojar miles de botellas al mar para estudiar las corrientes. Hasta el momento se habían devuelto 662 mensajes pero ninguna botella, y el último fue hallado en Dinamarca en 1934. 

Mensaje botella

Ross Anderson, arqueólogo marino del museo, determinó que era una botella holandesa del siglo XIX y se puso en contacto con colegas alemanes y holandeses para que analizaran el registro del libro de navegación del Paula. La fecha y las coordenadas del diario de a bordo corresponden exactamente con las del mensaje de la botella, así como la escritura.

"Pensar que esta botella no se ha tocado durante casi 132 años y está en perfecto estado, a pesar de los elementos, mendiga la creencia", afirma David Templeman, Ministro de Cultura del gobierno de Australia Occidental. "Todavía estoy temblando".

[Fuente: BBC]

Ver ahora: