Skip to main content

Encuentran tres libros venenosos del siglo XVII en una biblioteca danesa

Libros envenenados

02/07/2018 - 07:47

En la novela de Umberto Eco, El Nombre de la Rosa, envenenar las páginas de los libros era una forma habitual de asesinar. Cuando el lector se lamía el dedo para pasar la página, el veneno hacía todo el trabajo.

Esta ficción podría tener un poso de verdad. Un grupo de investigadores de la Universlty of Southern Denmark, en Dinamarca, han descubierto por casualidad tres libros envenenados con arsénico que datan de los siglos XVI y XVII.

El arsénico es un potente veneno que no pierden capacidad con el paso de los años. Puede provocar úlceras en la piel, naúseas, problemas estomacales, y si se toca o consume en una cantidad elevada provoca cáncer, e incluso la muerte. Este es uno de los libros venenosos:

Libros venenosos

Como hemos dicho, el descubrimiento se ha llevado a cabo por casualidad. Los investigadores estaban analizando los libros tras descubrir que sus portadas tenían restos de manuscritos romanos. En la Edad Media era habitual reciclar manuscritos antiguos para usarlos en libros nuevos.

Al intentar leer los textos en latín ocultos en la portada de los libros, descubrieron que estaban tapados por una sustancia verde. Tras analizarla con una técnica de Rayos X llamada Micro-XFT, descubrieron que se trataba de libros envenenados con arsénico.

Como llegó hasta allí el arsénico es una incógnita, pero todo apunta a que fue puesto de forma deliberada, aunque tampoco se descarta que tuviese una función decorativa.

Hasta el siglo XIX una variedad de arsénico se usó como pigmento, antes de descubrirse sus propiedades cancerígenas. Muchos cuadros han sido pintados con arsénico, por su llamativo color verde esmeralda, así que es una sustancia relativamente habitual en los museos.

El mejor remedio contra los libros envenenados: un lector de ebooks

El arsénico de estos libros venenosos podría ser tóxico si alguien lo hubiese ingerido o manoseado en exceso, ya que como hemos dicho este veneno no pierde sus propiedades con el paso de los siglos.

Ahora los tres libros venenosos de la Universlty of Southern Denmark se guardan en recipientes herméticos con una inscripción que avisa de la presencia de arsénico, recomendando reducir su manipulación al mínimo.

Más:

#Destacado