Skip to main content

El error más común que se comete después de hacer ejercicio

Música y ejercicio

Gettyimages

Daniel Cáceres

20/04/2021 - 07:31

Las personas buscan recompensarse por estar activas. Así que cuando haces ejercicio para quemar calorías, puede que te tiente darte un buen atracón de comida. Y eso es un grave error.

¿Haces ejercicio y aun así te cuesta perder peso? Puede que estés cometiendo un error a la hora de recompensarte. Una nueva investigación a cargo de científicos de la Universidad Técnica de Múnich y la Universidad de Nebraska ha descubierto un cambio de hábito alimenticio perjudicial que surge con el ejercicio: comer más a modo de recompensa.

"Las personas quieren recompensarte a sí mismas por estar activas", explican las conclusiones de la investigación. Este deseo conlleva peligros para tu misión de adelgazar. 

Haces ejercicio para consumir calorías. Acabas el esfuerzo. Consideras que has hecho un trabajo genial. ¿Cómo lo celebras? Comiendo y bebiendo después del ejercicio (posiblemente en grandes cantidades porque tu cuerpo se siente agotado). ¿Resultado? Recuperas inmediatamente todas las calorías perdidas o incluso ganas de nuevas.

Mi Smart Band 6

Mi Band 6

Última edición de la pulsera de actividad de Xiaomi con monitor de actividad física, sensor de ritmo cardiaco y medición de oxígeno en sangre con una mejor y mayor pantalla.

"Decidimos realizar un experimento hipotético para descubrir por qué las personas comen más después de hacer ejercicio en comparación con cuando no hacen ejercicio".

Para realizar este test, los científicos recibieron la ayuda de 41 participantes sanos (23 mujeres, 18 hombres) de 19-29 años con un índice de masa corporal de 23,7. 

Estos participantes realizaron aleatoriamente o bien una sesión de ejercicio de 45 minutos o bien un período de descanso de también 45 minutos; hacían una de estas actividades en su primera visita y la restante en la segunda visita.

Antes de realizar la actividad física, los participantes rellenaban un cuestionario sobre su evaluación subjetiva del hambre y la saciedad, la cantidad preferida de comida cuando comían y los alimentos que solían escoger. Al enumerar cada alimento especificaban el tamaño de porción de dicho alimento.

Tras hacer el ejercicio (45 minutos de ejercicio aeróbico en bicicleta estática), rellenaban inmediatamente el cuestionario por una segunda vez. Descasaban 30 minutos y lo volvían a rellenar por tercera vez.

¿Qué se descubrió con ello? Que, después de hacer ejercicio, los participantes aumentaban de cantidad los alimentos elegidos. Lo mismo ocurría tras el descanso de 30 minutos. Además, después de hacer bicicleta, casi todos querían comer inmediatamente. Esta hambre insaciable no desaparecía después de reponer fuerzas durante media hora.

"Esta prueba nos permitió demostrar que la urgencia por comer y la cantidad de alimentos que se quieren ingerir cambian tras hacer esfuerzo físico", explican los autores de la investigación. "Estas conclusiones nos ayudarán a optimizar la pérdida de peso a través del ejercicio".

Por desgracia, el estudio no da consejos prácticos para no caer en la tentación de comer de más después de hacer ejercicio. Lo que queda claro es que es mejor no fiarse de tus opiniones sobre la comida después de una sesión de ejercicio; espera más de una hora antes de evaluar qué quieres comer, cuánto quieres comer y cuándo quieres comer.

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Daniel Cáceres

Y además