Esta es la batería con la mayor autonomía del mundo

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
La batería más duradera del mundo: 175 años sin descargarse

La batería con mayor autonomía del mundo se encuentra en la Universidad de Oxford. Es una pila que se encuentra en el laboratorio de Oxford que ha conseguido hacer funcionar una campana durante 175 de años.

Es por este motivo por lo que esta batería ha encontrado un hueco en el libro record de los Guiness como la batería más duradera del mundo

Fue una pila diseñada para propulsar una bola de metal que cuelga hacia atrás y adelante, entre dos pequeñas campanas para producir un leve sonido. Actualmente el voltaje que produce la batería es tan insignificante después de 175 años "al pie del cañón" que no produce apenas sonido. Aunque se puede observar el casi imperceptible movimiento de la bola.

El hecho de que lleve funcionando nada más y nada menos que 175 años sin descargarse, imposibilita saber exactamente en qué radica el mecanismo que consigue que la batería siga funcionando después de tanto tiempo.

El mecanismo que desvela el secreto de esta proeza podría averiguarse fácilmente abriendo la pila, pero la Universidad no se decide a hacerlo debido a que podría impedir que la batería siguiera funcionando al menos medio siglo más. 

Las baterías son el principal quebradero de cabeza de las compañías que persiguen incansablemente aumentar el tiempo de duración de las baterías que integran la mayoría de dispositivos tecnológicos.

El hecho de que la batería con mayor autonomía del mundo fuera creada en el siglo XIX y que haya funcionado durante 175 años haciendo sonar una campana más de 10 mil millones de veces, supone un avance con respecto las actuales, muchas de ellas no aguantan ni un día sin descargarse.

La creación de esta inusual pila podría corresponder al físico sacerdote y el físico Giuseppe Zamboni, según afirma smithsonianmag.com. Estaría compuesta por "pilas secas", una de las primeras formas de batería elaborada en el sigo XIX.

Esta peculiar batería fue construida por una firma de Londres instrumentos de fabricación "Watkins y Hilly" y adquirido por un profesor de física de Oxford en la década de 1880. Una nota adjunta a la batería data la batería con mayor autonomía del mundo en el año 1840.

Esta batería, la más duradera que se conoce hasta la fecha, inspiró a un físico para crear una pila similar dentro de los telescopios infrarrojos británicos durante la Segunda Guerra Mundial, algo que no pudo llevar a cabo como consecuencia de que la batería sólo funciona con 1 nA, es decir, una energía demasiado baja.