Skip to main content

Esta es la mejor forma de recalentar el café

recalentar cafe

12/12/2017 - 16:57

Los expertos no recomiendan recalentar el café que te ha sobrado, pero si tienes que hacerlo algunas formas mejores que otras para conservar sabor y aroma.

En mayor o menor medida, en algún todos acabamos por volver a calentar el café que nos ha sobrado del desayuno o la comida. Aunque los expertos lo desaconsejan por completo, hay algunas formas para recalentar el café mejores que otras. 

Partimos de una premisa fundamental: es mejor no tener que recalentar el café. El cambio brusco de temperatura desde frío a caliente hace que se pierdan todos los aromas y matices que caracterizan a esta bebida. Para disfrutar de las mejores propiedades, los expertos recomiendan moler los granos en el momento y tomar el café recién hecho. 

No obstante, en el día a día es complicado seguir estas recomendaciones: por comodidad acabamos utilizando café ya molido o en cápsulas, y si sobra muchas veces lo guardamos para tomarlo en otro momento a lo largo del día. Si la rutina te aboca a recalentar el café, es importante que tengas en cuenta una serie de consejos para hacerlo de la mejor manera posible para que el sabor y las propiedades de la bebida no se vean muy afectadas. 

 

La tendencia más habitual es la de recalentar el café en el microondas. Es la solución más rápida si tenemos prisa y nos permite tener la taza lista para tomar en poco más de un minuto. Sin embargo, se trata de la alternativa menos recomendable que tenemos a nuestra disposición y romperá tanto el aroma como el sabor original. 

Estas son las cafeteras de cápsulas más vendidas de Amazon España

Una opción más adecuada consiste en calentar el café en un cazo a fuego muy suave. El objetivo es que la temperatura del líquido vaya subiendo poco a poco, ya que si se calienta rápidamente el efecto conseguido es el mismo que en el microondas, y además puede quemarse y estropear el sabor por completo.

Tomar café reduce el riesgo de muerte, según un estudio español

Kim Ossenblok, autor del libro Al granorecomienda una tercera alternativa. Según su criterio, nunca hay que recalentar el café directamente: lo mejor es añadir agua o leche caliente para que alcance la temperatura deseada. El experto insiste en que con un poco de cálculo y previsión no tendremos la necesidad de llevar a cabo este sacrilegio, y anima a los consumidores a preparar solo el café que van a tomar, y no más.

[Fuente: La Vanguardia]