Skip to main content

En la Estación Espacial Internacional hay millones de bacterias, y nos serán de ayuda

Estación Espacial Internacional

09/04/2019 - 07:00

Cuando pensamos en la Estación Espacial Internacional, lo hacemos en términos de pulcritud extrema. Se trata de un espacio cerrado en el que no se pueden abrir ventanas para airear y que, además, está habitado todo el año, por lo que las condiciones higiénicas deben ser óptimas.

Sin embargo, si hay humanos, está claro que también hay otros organismos, y en la Estación  Espacial Internacional hay hongos, bacterias y microbios, millones de ellos. En un estudio realizado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA se han encontrado millones de microorganismos que están asociados a los humanos.

Hemos ''llevado'' al espacio organismos como el estafilococo, el bacilus o la pantoea, y ahí están, conviviendo con los astronautas de la Estación Espacial Internacional. Pero... ¿cómo los han encontrado?

Evidentemente, la NASA sabía lo que estaba buscando, y durante los últimos 14 meses se han dedicado  a observar ciertas zonas clave en las que podían aparecer estos organismos. Concretamente, la mayor concentración se ha hallado en la ventana del baño, en las habitaciones, en la cantina y en el gimnasio.

Esto no es algo extraordinario, ya que el ambiente de la Estación Espacial Internacional, pese al entorno de - casi - ingravidez, es muy similar al de una oficina, un hospital o un gimnasio en la Tierra, lugares en los que este tipo de bacterias y otros organismos campan a sus anchas.

Que se hayan encontrado bacterias y microbios en la Estación Espacial Internacional debería ser un motivo de alarma, ya que el sistema inmunitario de los astronautas está debilitado y, además, no cuentan con las mismas medidas que en la Tierra para solucionar cualquier problema relacionado con la salud. Sin embargo, la NASA utilizará estos organismos como objeto de estudio.

Estos son los 10 mayores mitos de la ciencia que no debes creer

Concretamente, analizarán el comportamiento en el espacio, lo que ayudará a comprender cómo pueden afectar en viajes espaciales de larga duración a bordo de una nave. Por otra parte, puede que también los ''castiguen'' al frío espacio, como hicieron hace poco con otros organismos que han sobrevivido a la radiación espacial.

Ver ahora: