Este complemento alimenticio reduce los antojos de comida calórica

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
comida calorica

Nuestro estómago no entiende de operación bikini y en muchas ocasiones, sin saber por qué, sentimos un deseo irrefrenable de comer alimentos con alto contenido calórico.

Para que podamos controlarlos sin poner a prueba nuestra fuerza de voluntad, un equipo de científicos del Imperial College de Londres y la Universidad de Glasgow en Reino Unido ha descubierto un nuevo complemento alimenticio que suprime el apetito, eliminando la existencia de este tipo de antojos.

El compuesto se llama inulina-propionato de etilo (IPE) y está formado por un tipo de fibra denominado inulina que contiene propionato, un elemento que liberan las bacterias presentes en el intestino que emite señales al cerebro para reducir el apetito.

En el estudio que han llevado a cabo los investigadores han demostrado que el IPE tienen la capacidad de liberar mucho más propionato que la inulina por sí sola, de manera que resulta más eficaz como mecanismo del control del apetito y el peso.

La obesidad se puede combatir con este nuevo método

Para efectuar las pruebas, los científicos pidieron a un grupo de 20 voluntarios que tomasen un batido de leche que además contaba con el IPE entre sus ingredientes. Después de beber los batidos, los participantes se sometieron a una resonancia magnética durante la que se les mostraba imágenes de varios alimentos de bajo y alto contenido calórico, como ensaladas, pescado y verduras, o chocolate, tartas y pizzas. 

Los resultados revelaron que, tras tomar IPE, las áreas del cerebro vinculadas a la recompensa registran menos actividad cuando se expone al individuo a la comida calórica. Estas son las zonas que tradicionalmente se relacionan con los antojos de alimentos y la motivación para querer una comida. 

¿No puedes resistir a la tentación? Pide comida a domicilio con este código promocional Telepizza

Además, los participantes tenían que calificar el nivel de atractivo de los alimentos después de tomar el batido. Los resultados mostraron que tras la ingestión de IPE la comida muy calórica resulta menos atractiva. 

En una segunda parte del estudio se le pidió a los voluntarios que comieran cuanto quisieran de un plato de pasta con salsa de tomate. Después de beber IPE consumieron un 10% menos que cuando el batido contenía solo inulina.