Skip to main content

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando comes comida rápida

Por qué es malo abusar de la comida rápida

04/04/2018 - 19:45

La falta de tiempo y su rico sabor son los ingredientes principales de la conocida como fast food. Pero, ¿conocemos las consecuencias de la comida rápida en nuestro cuerpo? Es dificil resistirse a una hamburguesa con queso, una porción de pizza, snacks varios o bollería industrial. Cuando la pedimos en un establecimiento o cuando la tenemos en nuestro paladar en lo que no nos detenemos a pensar es en si cómo de mala puede llegar a ser la comida rápida para nuestra salud.

En algunos casos, quizás más de uno sí que se pare a reflexionar sobre si es perjudicial la comida rápida minutos después de haber comido, cuando el hambre hace de nuevo su aparición antes de lo esperado y nuestras tripas empiezan a rugir. Y eso es porque una de las consecuencias en nuestro cuerpo de la comida basura - otro de los nombre que recibe - es que en poco tiempo volvemos a tener el estómago vacío. Si has sucumbido a los encantos de estos alimentos, sabes de lo que te estamos hablando.

No queremos aguarte la fiesta con este post ni amargarte la vuelta de las vacaciones ni la sufrida dieta de cara al verano. Sin embargo, consideramos importante contarte cómo afecta la comida rápida a nuestra salud. Igual después de leerlo la próxima vez te das la vuelta ante estos productos.

Los bajos precios de estos platos, la publicidad que gira en torno a ellos y la posibilidad de consumo prácticamente inmediato son tres ingredientes más que se suman al menú de la comida rápida. Una combinación explosiva, llena de grasas y azúcares al tiempo que ausente de vitaminas y proteínas. Un cóctel para alejarnos de una alimentación sana y equilibrada.

Echa un vistazo a los productos de Amazon Pantry para llenar tu despensa

Una de las graves consecuencias de comer en exceso comida basura es que entramos en una espiral donde es complicado salir. Como su nombre indica, la fast food es comida rápida, que consumimos en poco tiempo. Tenemos la sensación de que nos hemos saciado en ese momento pero un par de horas después nuestro cuerpo nos pide más y más alimentos. Y recurriendo a estos alimentos ya elaborados entramos en un círculo vicioso, una rueda que no para de girar. 

En cambio, hacer la digestión después de haber tomado comida rápida es un proceso más lento y pesado que cuando tomamos otro tipo de platos, "produciendo malestar en nuestro cuerpo al hacer que el estómago tenga que trabajar más", de acuerdo con Mireia Elías Fernández, nutricionista del Instituto Europeo de la Obesidad (IMEO). En declaraciones a Cuidate Plus, esta experta señala que también la comida rápida provoca estreñimiento y gases por el escaso o nulo aporte de fibra.

Hábitos del día a día muy sencillos para quemar grasas más rápido

Tomar muchas hamburguesas y perritos calientes hace que nuestro peso aumento y ganemos unos kilos de más. Es decir, una de las causas de la obesidad es la comida rápida al contener un exceso de las calorías que necesita nuestro cuerpo. Son productos ricos en colesterol, azúcares y grasas saturadas. Volviendo al ejemplo de la hamburguesa con queso acompañado de una ración grande patatas fritas son casi 1.500 calorías, un 75 por ciento más de las que necesita una persona.

Los problemas de salud generados por la comida rápida no se limitan a una relación amor- odio con la báscula. El exceso de peso desencadena otras patologías como diabetes, hipertensión arterial, enfermedades cerebrovasculares y hasta cáncer. También cuentan con aditivos como el glutamato, cuyo efecto es crear adicción para seguir consumiéndolas una y otra vez.

Estos son los glucómetros más vendidos en Amazon

Si disponemos de poco tiempo para comer es preferible optar por la denominada comida rápida más sana, esto es, platos elaborados como las ensaladas ya preparadas o sándwiches, que también contienen las sustancias anteriormente comentadas pero en menor cantidad. Aunque lo mejor es evitar el fast food o hacerlo de manera esporádica siempre y cuando el eje principal de nuestra alimentación esté basado en una dieta mediterránea.

Ver ahora: