Skip to main content

Estos ejercicios reducirían el riesgo Alzhéimer y demencia en un 30%

Ejercicios para la memoria que evitan el deterioro cognitivo
user

20/11/2017 - 15:26

Al llegar a la última etapa de nuestra vida, el cerebro, ya mayor y cansado, desarrolla ciertas carencias. Las enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer y la demencia senil son trastornos que nos impiden funcionar correctamente, pero existen ejercicios para la memoria de las personas de tercera edad que pueden disminuir el deterioro que sufrimos una vez alcanzamos una avanzada edad.

Un grupo de investigadores de la Universidad del Sur de Florida aseguran haber dado con la primera evidencia científica sobre cómo el entrenamiento cerebral mediante ejercicios de estimulación cognitiva pueden tener un papel fundamental a la hora de prevenir la demencia. Tras un estudio que ha llevado diez años, estos científicos han podido observar que un tipo particular de ejercicio cognitivo se asoció un descenso significativo en el riesgo de padecer la enfermedad.

Los responsables de la investigación afirman que tras la realización de estos ejercicios de memoria para personas de la tercera edad, que están diseñados para aumentar la rapidez con la que los participantes reconocen los objetos, podrían producir beneficios en la salud mental de las personas mayores, incluso diez años después de haberlos realizado.

Por lo tanto, nos encontramos ante la primera prueba científica de un tratamiento que reduce el riesgo de padecer demencia, pero la investigación tiene algunas limitaciones todavía. "Los ejercicios de estimulación cognitiva relativos a la velocidad del procesamiento del cerebro han dado como resultado una disminución del riesgo de demencia en una media del 30 por ciento aproximadamente”, dice el psiquiatra Jerri Edwards de la Universidad del Sur de Florida. También se pudo observar que las personas que entrenaban más, se encontraban mejor preparadas para enfrentar la enfermedad mental.

El equipo de Edwards analizó los datos del estudio ACTIVE (Advanced Cognitive Training in Vital Elderly), que está basado en una muestra de 2.802 personas adultas sanas con una edad promedio de 74 a 84 años. Debido a la muerte y otros factores, solo 1.220 persona de la muestra original pudieron completar el estudio después de 10 años.

Nuevo examen ocular podría detectar el alzhéimer de forma temprana

El procedimiento del estudio consta de una asignación de grupos aleatoria de los participantes, que realizarán uno de los tres tipos diferentes de ejercicios de estimulación cognitiva: el entrenamiento de la memoria, el entrenamiento del razonamiento o la velocidad de procesamiento del cerebro. Un cuarto grupo actuó como control y no participó en ningún ejercicio de entrenamiento cerebral.

Los participantes recibieron diez sesiones de ejercicios para la memoria de las personas de tercera edad de una hora durante semanas, y un grupo más pequeño recibió una cantidad limitada de sesiones de control, aproximadamente un año después del inicio del estudio.

De estos 1.220 participantes, 260 habían desarrollado demencia al concluir el estudio, pero los investigadores dicen que el riesgo de desarrollar la enfermedad neurodegenerativa era de un 29 por ciento menor para aquellos que habían acelerado el procesamiento del cerebro, en comparación con el grupo de control, gracias a los ejercicios de estimulación cognitiva de este tipo.

Las 7 mejores apps para mantener tu cerebro en forma

Con esta serie de resultados pudieron afirmar que se trataba de la primera vez que se ha demostrado que con un ejercicio de entrenamiento cognitivo tiene este tipo de efecto, dicen los investigadores, señalando que los ejercicios de memoria y razonamiento no produjeron ninguna reducción de riesgo significativa: "Necesitamos delinear y diferenciar aún más qué tipos de ejercicios para la memoria de las personas mayores sean más efectivos, mientras que otros tipos no lo son. También necesitamos investigar cuál es la cantidad apropiada de entrenamiento para obtener los mejores resultados” añadió Edwards.

Pero por más prometedores que parezcan los resultados, otros científicos están pidiendo una precaución considerable en la forma en que interpretamos los hallazgos del equipo. En primer lugar, el descubrimiento de que el ejercicio de la velocidad procesamiento del cerebro redujo el riesgo y que sirva de tratamiento para la demencia, es sólo posible observar dicha reducción del deterioro cognitivo en términos estadísticos.

La convención científica sostiene que un valor p de 0.05 es el umbral para la relevancia estadística. Con cualquiera que fuera más alto, es posible que el mismo resultado pueda haber ocurrido por casualidad. En este caso, el valor p de riesgo reducido fue de 0.049, lo que se podría considerar estadísticamente irrelevante, algo que debilita la fortaleza del estudio ACTIVE, dicen algunos de los científicos asistentes.

La inteligencia artificial detecta el Alzheimer 10 años antes

En segundo lugar, otra limitación significativa para el estudio es que los propios participantes del estudio informaron de padecer demencia por sí mismos, lo que significa que no se les diagnosticó clínicamente la enfermedad neurodegenerativa.

También se están planteando preocupaciones acerca de cómo una pequeña cantidad de entrenamiento cognitivo podría producir efectos duraderos y prevenir enfermedades neurodegenerativas incluso una década más tarde. "Los resultados de una aparente reducción del riesgo de padecer demencia después de unas pocas horas de ejercicios para la memoria de las personas mayores, son por lo tanto resultados bastante sorprendentes, pero deben tratarse con precaución", dice el psiquiatra de edad avanzada Rob Howard del University College de Londres, al que le parece que es “inverosímil que una intervención tan breve pueda tener este efecto”.

Aunque el estudio cuenta con ciertas limitaciones que debemos tener en cuenta, también es importante que otros investigadores sigan examinando este área. Porque si estos resultados pueden ser replicados en un estudio que proporcione resultados estadísticos más sólidos en una investigación basada en diagnósticos clínicos de demencia, realmente podríamos estar ante algo realmente sorprendente a la hora de evitar el envejecimiento del cerebro.

[Fuente: Science Alert]

Ver ahora: