Skip to main content

Estos kioscos expendedores analizan tu piel y preparan una crema de belleza personalizada

Skinmade

06/04/2019 - 08:15

Las cremas de belleza que se venden en los comercios utilizan una fórmula genérica, que sirve para todo tipo de piel. Pero la realidad es que cada persona tiene una piel diferente, y a veces esa crema genérica no se adapta bien o no funciona al máximo de sus posibilidades. Lo ideal sería personalizar la crema para cada persona, pero eso resultaría demasiado caro... hasta ahora. La startup alemana Skinmade ha desarrollado unos kioscos expendedores que analizan tu piel y preparan una crema de belleza personalizada.

Si algún estetecista teme por su trabajo, hay que decir que para usar la máquina se requiere un profesional. Es el que maneja los sensores para analizar la piel de la frente, las mejillas, y los bordes de los labios.

Los datos de hidratación de piel y otros valores se analizan en la nube por algoritmos de inteligencia artificial y redes neurales, que adaptan la fórmula química de diferentes cremas de belleza, a la piel de la persona analizada. Con esta fórmula personalizada, la máquina expendedora de cremas de belleza tarda 7 minutos en crear la crema.

Skinmade

El análisis de la piel es realmente complejo y avanzado, gracias a la colaboración del Instituto Fraunhofer para la Ingeniería de Manufactura y Automatización de Alemania.

Los sensores realizan una sebometría, que analiza la grasa de la piel. Una corneometría, que mide los niveles de hidratación de la piel. Y una técnica patentada por Skinmade para registrar la elasticidad.

Pese a la complejidad de todo el proceso, el bote de crema obtenido (que puedes ver en la foto de apertura de la noticia) no es demasiado caro. Cuesta 40 euros.

Esta es la crema de belleza más vendida de Amazon

Estos kioscos expendedores que analizan tu piel y preparan una crema de belleza personalizada ya están funcionando en centros comerciales de Hamburgo, Frankfurt y Sindelfingen, y a final del año estarán presentes en la mayoría de ciudades de Alemania.

Skinmade quiere ir más allá y convertirlos en kits portátiles que un esteticista puede transportar, para realizar los análisis de la piel en la casa del cliente, y enviar las cremas de belleza personalizadas por correo.

Además a final de año va a lanzar una app para poder realizar un análisis básico usando el móvil, y pedir las cremas online.