Skip to main content

Un estudio concluye que las mujeres duermen mejor con su perro que con su pareja

Mujer durmiendo con perro

28/05/2022 - 02:31

Al parecer, las mujeres descansan mejor cuando duermen en compañía de su perro, que de su pareja, sea hombre o mujer. ¿Y qué pasa con los gatos?

Un estudio publicado en la web científica Taylor Francis Online, ha analizado el sueño de 962 mujeres estadounidenses. Casi la mitad de ellas dormían con al menos un perro, un 30% lo hacía con un gato, y un 50%, con una pareja humana.

Mediante una serie de preguntas, las mujeres que dormían con un perro reconocieron que descansaban más y estaban más cómodas que cuando lo hacían con su pareja.

Al contrario, las que dormían con un gato descansaban peor y confesaron que a veces el gato las despertaba en mitad de la noche.

Comederos inteligentes

Comederos inteligentes para mascotas: cómo funcionan, diferencias y todo lo que debes saber antes de comprar

Psicólogos expertos en sueño y veterinarios han estado estudiando los resultados de esta encuesta, según explica AwesomeJelly.

Concluyen que las mujeres duermen mejor en compañía de un perro que con un humano o un gato, porque los perros transmiten sensación de seguridad y protección, ya que defienden a sus dueños y además están alerta y se despiertan antes cuando hay un peligro.

Finalmente, la mayoría de los perros tienen un sueño tranquilo, y no suelen despertarse ni moverse cuando duermen. Son más tranquilos que los humanos, que dan vueltas, se mueven bastante y se quedan con las sábanas y la manta.

Así que hay una lógica científica para este curioso comportamiento, aunque a los afectados no nos haga ninguna gracia...

VIDEO

DOG TV, el canal para perros

En cuanto a los gatos, estas mascotas no transmiten sensación de protección, ya que es raro que un gato defienda a su dueño, salvo que él mismo se vea atacado.

Además los gatos son animales nocturnos, que suelen estan activos por la noche. Es normal que se despierten, se muevan por la habitación y entren y salgan varias veces de la cama, por eso son los peores compañeros de sueño.

Por supuesto los resultados no son determinantes porque la muestra de 1.000 personas es pequeña. Habría que aumentar el número de participantes. Pero hay que reconocer que el estudio da para un interesante debate en pareja... 

Y además