Skip to main content

Un nuevo estudio revela que perder peso antes de los 45 es la clave de una vida sana

bascula

Depositphotos

19/08/2020 - 09:37

Si tienes más de 45 años y eres obeso, lo mejor es que trates de perder peso para tener una vida larga: existen más de un 50% de posibilidades de muerte prematura.

Aunque sabemos que el cuerpo puede jugar malas pasadas a partir de cierta edad y que se tiende a coger peso, alimentación y actividad física son esenciales a la hora de mantener un buen estado de forma. Evitar la obesidad no solo es un objetivo importante para la movilidad, también es clave para tener una calidad de vida superior y, directamente, vivir más.

Un estudio realizado el año pasado que incluyó a 24,205 participantes de entre 40 y 74 años muestra las diferencias y circunstancias médicas y vitales que acompañan la vida según el peso que se tenga. En base a los datos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición de Estados Unidos, se ha sabido algo que no sorprenderá a demasiadas personas, la obesidad "se relacionó significativamente con un mayor riesgo de mortalidad".

Según las declaraciones a Forbes de Wubin Xie, autor principal del estudio, su investigación "proporciona nuevas e importantes evidencias sobre el beneficio de mantener un peso saludable a lo largo de la vida". Los datos que se extraen del trabajo realizado por este miembro de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston son bien interesantes.

Este estudio ha sido de larga duración y una década antes de empezarlo ya se tomó la masa corporal de los participantes para relacionarla con las probabilidades de fallecimiento. Un detalle que puede considerarse algo macabro pero que sirve como ejemplo sobre los problemas a los que se enfrentan algunas personas.

La primera conclusión extraída es que los participantes cuyo IMC pasaba de la obesidad al sobrepeso tenían un 54% menos de probabilidades de fallecer. Pero, algo importante, no había demasiadas secuelas de su estado anterior y las personas con sobrepeso tenían las mismas probabilidades independientemente de si habían sido obesas anteriormente.

Tal como ya se sabía, la obesidad se relaciona con distintas enfermedades cardíacas, diabetes u otras que pueden acortar de forma importante la vida. Un 12,4 de las muertes prematuras en Estados Unidos se deben a un alto IMC.

Aunque la recomendación es perder peso antes de cierta edad, detectaron un importante problema: la pérdida de peso no es habitual. Muchos hicieron dieta o actividad física, pero con el tiempo volvieron a su estado anterior. Para conseguir una vida saludable es necesario algo más que un cambio puntual.

Y además