Skip to main content

Así evoluciona el patrón de deshielo del glaciar más grande de la Antártida

Glaciar

Getty Images

30/01/2020 - 06:45

De acuerdo con las últimas observaciones, los patrones de deshielo del glaciar Pine Island, el más grande de la Antártida, han cambiado por completo. Resulta importante poder predecir cuál será su comportamiento por su contribución al aumento del nivel del mar. 

En los últimos cuarenta años, Pine Island ha contribuido más al aumento del nivel del mar que cualquier otro glaciar de la Antártida. Por este motivo, se ha convertido en uno de los sistemas de corrientes de hielo más investigados por la comunidad científica, que trata de identificar cuál es el comportamiento más probable de este glaciar. Y es que conocer su posible evolución en las próximas décadas resulta de vital importancia de cara a predecir el futuro aumento del nivel del mar. 

No obstante, anticipar dónde y cómo podría retroceder un glaciar de esta escala resulta muy complicado, ya que se trata de estructuras con sistemas de flujos extremadamente complejos y dinámicos. 

Recientemente, los científicos de la Universidad de Bristol han descubierto que los patrones de pérdida de masa de Pine Island han sufrido un cambio radical. Utilizando la última tecnología satelital de la Agencia Espacial Europea (ESA), los investigadores han observado que las tasas de adelgazamiento son más altas a lo largo de los márgenes de flujo lento del glaciar, mientras que las tasas en el tronco central de flujo rápido han disminuido en un factor de cinco desde 2007. Este patrón es justo el contrario de lo observado antes de 2010.

A tenor de estos cambios, las diferentes proyecciones del modelo del futuro deshielo de este glaciar arrojan resultados contradictorios.

Algunos sugieren que la pérdida de masa podría aumentar de manera significativa, lo que supondría una rápida contribución al aumento del nivel del mar. De acuerdo con estas predicciones, la pérdida de masa de hielo aumentaría seis veces y la línea de tierra, que es el punto en el que el hielo se encuentra con el mar, experimentaría una migración de 40 kilómetros en menos de dos décadas. 

En cambio, otros modelos ofrecen unas predicciones más moderadas. De acuerdo con los resultados del nuevo estudio, es poco probable que la línea de tierra sufra una migración tan acusada en tan poco espacio de tiempo si no se produce un cambio importante. Sus observaciones sugieren que el glaciar continuará perdiendo masa de hielo, pero a unas tasas no mucho mayores que las actuales.

"Esto podría parecer una buena noticia, pero es importante recordar que todavía esperamos que este glaciar continúe perdiendo masa en el futuro y que esta tendencia vaya a aumentar con el tiempo, pero no tan rápido como sugieren algunas simulaciones", explica Johathan Bamber, de la Facultad de Ciencias Geográficas de la Universidad de Bristol.