Un exoesqueleto para mejorar la puntería de los soldados

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
El exoesqueleto Maxfas podría entrenar a los futuros francotiradores

Exoesqueleto y ejército son dos términos que están condenados a converger. Y no es sorprendente recibir noticias de los nuevos proyectos tecnológicos que el ejército norteaméricano maneja, y que incluyen campos tan futuristas -pero cada vez más cercanos- como la robótica.

Así que descubrir un proyecto como el del exoesqueleto Maxfas es, relativamente, normal. Destaca más por lo prometedor de su tecnología que porque pueda sorprender a alguien que el ejército maneje estos conceptos e ideas.

Google también está interesada en los robots militares

La propia oficina de asuntos públicos del Army Research Laboratory (ARL) ha presentado en su web las primeras pruebas del ingeniero Dan Baechle con el exoesqueleto Maxfas. Montado sobre el brazo de un ser humano, este artefacto perfeccionaría su puntería y corregiría los defectos a la hora de disparar.

Imagínate una especie de estabilizador como el de las cámaras que se encarga de entrenar al soldado desde que es un recluta patoso y corregir sus desplazamientos o errores de cálculo. Maxfas podría ahorrar mucho dinero y tiempo actuando como entrenador militar. 

Así mismo, y a la hora de que un soldado levante el brazo y dispare, Maxfas se encargaría de neutralizar efectos adversos como el cansancio, la dificultad de apuntar... equiparando la eficacia de un soldado a la de la máquina.

Pero antes de que cierres los ojos e imagines un campo de batalla plagado de tiradores perfectos, vuelve a la realidad: el brazo robótico Maxfas es prometedor, sí, pero por el momento necesita estar permanentemente conectado mediante cables.

Lo que está claro es que los ejércitos del futuro ya han abierto la puerta a los robots y la tecnología más avanzada y la unión de hombre y máquina, con fines militares, es un camino que los gobiernos se han propuesto recorrer.