Skip to main content

Un experimento científico logra convertir hidrógeno en metal

Experimento con hidrógeno

27/01/2017 - 08:52

10.000 atmósferas de presión es una cantidad considerable. Si multiplicas esa cifra por 500, mucho más. Sin embargo, a veces la ciencia tiene que ir tan lejos para conseguir su objetivo. Es lo que ha tenido que hacer el grupo de investigadores que por primera vez ha logrado convertir el hidrógeno en metal.

Después de más de 80 años de experimentos químicos fallidos, han sido necesaria una presión de entre 465 y 495 gigapascales para conseguir este ansiado objetivo. Cada uno de esos gigapascales equivale a 10.000 atmósferas. Ciertamente, el hidrógeno se ha resistido a ser transformado en metal.

Las primeras predicciones sobre la posible transformación de este elemento datan de 1935, cuando se calculó que harían falta 25 GPa para lograrlo. No pudieron estar más equivocados los científicos que predijeron esa cantidad. Ha sido necesario ejercer una presión veinte veces superior para ver al hidrógeno adquirir propiedades metálicas.

Pero antes de poder reclamar el descubrimiento científico, ha sido necesario errar el tiro muchas veces. El método final, el de la celda de yunque de diamante, no estaba dando resultados por algún motivo. Uno de ellos era que, bajo la suficiente presión, el hidrógeno simplemente se integraba dentro del diamante.

Estos son los experimentos científicos más increíbles de la historia

Las modificaciones oportunas han permitido por primera vez romper el hidrógeno en átomos individuales, reduciéndolo posteriormente a una sustancia brillante que puede considerarse como metal. Sin embargo, aunque los investigadores están totalmente seguros de haberlo conseguido, aún desconocen varios datos.

El primero de ellos es si los 500 GPa a los que se han sometido estas moléculas han dado como resultado metal líquido o sólido. A esta escala les resulta imposible saberlo, por lo que esperan poder replicar el experimento a mayor escala.

Otra incógnita es si una vez liberada la presión seguirá siendo metálico o volverá a su estado habitual. De mantener las propiedades pasaría a considerarse como metaestable. El hidrógeno es uno de los elementos más poderosos de la historia. Lo mismo sirve para impulsar un automóvil que para crear la mayor arma de destrucción masiva, la bomba H.

[Fuente: Ars Technica]

Tags:

#ciencia

Ver ahora:

Te recomendamos