Skip to main content

Así se forman las espectaculares y violentas llamaradas solares

Llamarada solar

22/01/2019 - 08:10

Las llamaradas solares son fenómenos tan espectaculares como peligrosos y, además, dañinos para nuestro sistema de vida. Y es que, aunque en la Tierra estamos protegidos ante las llamaradas solares, ya que no pueden atravesar las diferentes capas de la atmósfera, sí pueden alterar la ionosfera y dañar los satélites que nos rodean. Ahora, un grupo de científicos ha logrado simular el nacimiento de una llamarada solar.

Aunque parezcan inofensivas, las tormentas y llamaradas solares nos afectan. El motivo es que, aunque la potencia de estos fenómenos no pueda atravesar las diferentes capas de la atmósfera, la humanidad ha ido almacenando satélites alrededor del planeta que no solo sirven para estudiar diferentes fenómenos, también son satélites de posicionamiento o de comunicaciones.

Un fallo en los satélites de este estilo puede dejarnos ''vulnerables'', y todo se lo deberíamos a la potencia de una llamarada solar que interfiere con el silicio. Las tormentas solares que nos han golpeado estos últimos tiempos no han sido peligrosas, pero eso no quiere decir que no siempre lo sean. Por eso, hay equipos de científicos repartidos por el mundo estudiando estos fenómenos e intentando predecir cuándo se formarán.

via GIPHY

Para estudiar cómo se forman las tormentas solares y entender el poder destructivo de las mismas sin el lógico impedimento del viaje hasta el Sol para medir el fenómeno a pie de campo, los astrónomos realizan simulaciones. Sin embargo, realizar una simulación así lleva tiempo y muchos recursos materiales.

Lo que podéis ver en el vídeo que hay sobre estas líneas es el resultado de esa simulación en la que, como podemos leer en Diario de Ibiza, quienes se pusieron en contacto con uno de los astrofísicos que realizaron la simulación. se invirtieron más de 200.000 horas, además del superordenador Pleiades de la NASA, uno de los más potentes del número por su capacidad de cálculo.

La propia NASA financió el proyecto y, en total, han sido cinco años de trabajo. Sin embargo, según Juan Martínez Sykora, uno de los astrofísicos implicados, de no haber contado con el superordenador, este habría sido el trabajo de toda una vida.

El mérito de esta simulación es que es la primera vez que se genera este tipo de acción desde el principio, incluyendo los momentos previos a la gran explosión, que puede llegar a producir una energía equivalente a la de mil millones de bombas de hidrógeno.

Ahora bien, ¿para qué vale esta simulación? Según los científicos, al haber simulado todo el proceso, a partir de ahora se podrán comparar diferentes fenómenos solares con el objetivo de, cuando se entienda cómo funciona todo, poder predecir las tormentas solares y su magnitud.

Ver ahora: