Skip to main content

La triste historia de Frank Hayes, la única persona que ha ganado una competición estando muerto

Frank Hayes

20/11/2021 - 06:35

El jinete Frank Hayes solo participó en una carrera de caballos, que además ganó. Pero no entró en la historia por eso. Hayes ganó la carrera después de fallecer.

La vida, o la muerte, no sabemos quién tiene más culpa aquí, pueden ser extremadamente crueles.

Frank Hayes cumplió el sueño de su vida: ganar una carrera de caballos. Pero lo hizo cuando ya estaba muerto. ¿Cuenta eso como un sueño cumplido?

Nacido en Irlanda en 1901, dicen las crónicas que desde pequeño su sueño era convertirse en jockey.

Emigró a Estados Unidos y entró a trabajar como cuidador y mozo de cuadra en un establo, convirtiéndose en el entrenador de un caballo llamado Sweet Kiss (Dulce Beso).

El caballo era propiedad de Miss A. M. Frayling, que deseaba probarlo en la carrera de Belmont Park, en Nueva York, para la que solo faltaban algunas semanas.

La propietaria no pudo encontrar ningún jockey libre para el evento, así que Frank Hayes se ofreció a participar en la carrera. Era su entrenador y conocía bien a Sweet Kiss, así que Miss A. M. Frayling aceptó.

El problema era que quedaban pocos días para la carrera, y Hayes no tenía el peso reglamentario. Tenía que adelgazar 8 Kilos en tiempo récord, así que se puso un fuerte régimen, y se machacó en el gimnasio para bajar hasta los 58 Kilos que exigían las reglas de la carrera.

El 4 de junio de 1923, en la pista de carreras de Belmont Park, en Elmont, Nueva York, Frank Hayes era un outsider, y las apuestas estaban 20 a 1 en su contra.

Pero Sweet Kiss era un caballo excepcional, y contra todo pronóstico, Hayes ganó la carrera por una cabeza.

Allí estaba, inmóvil sobre el animal, cuando Miss A. M. Frayling y las autoridades acudieron a felicitarle. No pudieron hacerlo: como no reaccionaba, alguien acudió a preguntarle por qué no se bajaba del caballo, y descubrieron que estaba muerto. Tenía 22 años.

Los médicos dictaminaron que había fallecido de un ataque al corazón, en la parte final de la carrera.

La ventaja que llevaba Sweet Kiss en los metros finales le sirvió para ganar la carrera, pese a que el jinete ya no transmitía ninguna orden.

Se cree que el sobreesfuerzo que había realizado para ponerse en forma los días anteriores, junto a la excitación de la carrera, provocaron el paro cardíaco.

Frank Hayes fue enterrado con todos los honores, vestido con el traje de jockey con el que ganó la competición, tres días después.

Sweet Kiss no volvió a participar en una carrera, y cuentan las malas lenguas que desde entonces los mozos de cuadra le llamaban Sweet Kiss of the Death: el Dulce Beso de la Muerte.

Y además