Skip to main content

Frutas con formas humanas y manzanas cuadradas, así se consiguen

Vegetales con formas humanas

Fruitmould.com

18/02/2020 - 19:23

Hay algo en nuestro ADN que nos impulsa a mejorar la Naturaleza. No sabemos si obtener frutas con formas humanas o naranjas cuadradas realmente las mejora, pero sí resulta bastante divertido. La idea llegó de Japón, pero ha sido en China en donde la han perfeccionado. Incluso hay empresas que se dedican exclusivamente a esta tarea, como FruitMould. Algunos resultados son realmente sorprendentes.

Como decimos la moda se originó en Japón, allí inventaron las sandías cuadradas que llegaron a salir hasta en los telediarios. Pero este técnica la han perfeccionado en China, en donde es habitual encontrar en las tiendas peras con forma de Buda, calabazas con la cara Frankenstein (y de Donald Trump), o calabacines con forma de calavera.

En este vídeo puedes ver alguna de ellas, incluyendo melones con forma de bebé, pepinos con forma de estrella o corazón, y manzanas cuadradas. En la parte final se explica el truco para conseguir estos peculiares vegetales con formas humanas:

Como seguramente habrás adivinado, en realidad la técnica que hay detrás es tan sencilla como utilizar moldes durante la fase de crecimiento del fruto. Pero no sirve un molde cualquiera, porque la fruta podría estropearse o no adquirir la forma deseada.

Fruitmould y Slingfisher son dos empresas chinas que fabrican y venden este tipo de moldes. Llevan años perfeccionándolos para que den buenos resultados.

Estás fabricados con policarbonato de alta calidad, muy resistente, para que las frutas y vegetales no los deformen al crecer. El molde se cierra con tornillos, con el triple propósito de que la fruta no se escape, para que no entren bichos, y para que sea fácil de quitar y reutilizable.

El cultivo de estos vegetales con formas exige un poco más de atención que el tradicional. En primer lugar hay que elegir un tipo de fruta u hortaliza que tenga la carne dura, para que coja la forma. Si el fruto es blando puede perderla al crecer.

Hay que poner el molde cuando la fruta ya ha comenzado a crecer, pero aún es joven. Es importante tener en cuenta que si le da el sol directo el molde hace de cristal y la fruta se puede quemar. Por eso hay que evitar el sol directo, bien escondiéndola debajo de las hojas, o envolviéndola con papel especial para frutas.

Cuando el fruto ya ha cogido la forma se puede quitar el molde y dejar que siga creciendo un poco más.

Una idea sencilla que en China se ha convertido en algo habitual en las fruterías.