Logo Computerhoy.com

Gillbert, el pez robot que filtra los microplásticos del agua usando sus agallas (vídeo)

Life

Los peces usan sus branquias para filtrar el agua. ¿Por qué no hacer lo mismo con un robot, pero filtrando los microplásticos?

El problema de los microplásticos es cada vez más serio. Una estudiante de ingeniería británica ha diseñado un pez robot llamado Gillbert, que usa sus branquias para filtrar los microplásticos del río o el mar. Ya hay un prototipo operativo.

Durante décadas hemos sufrido la contaminación que producen los plásticos que llegan al mar. Pero en los últimos años ha salido a la luz un nuevo tipo de contaminación: los microplásticos.

 El agua, el sol, el viento y los microorganismos van degradando el plástico vertido al océano hasta convertirlo en diminutas partículas de menos de 0,5 centímetros de largo conocidas como microplásticos. Estas partículas son ingeridas por el plancton, los bivalvos, los peces y hasta las ballenas, quienes las confunden con comida.

Este plástico ingerido produce diferentes tipos de problemas y enfermedades a la fauna marina, y también a los seres humanos, ya que al comernos los peces y mariscos de mares y ríos, también ingerimos los microplásticos que ellos han absorbido.

Un pez robot que come microplásticos

Aún no conocemos del todo los efectos de los nanoplásticos en los organismos animales y humanos. Pero teniendo en cuenta que la mayoría son tóxicos, y se depositan en los órganos y la sangre, su efecto es nocivo.

La Universidad de Surrey, en el Reino Unido, organiza el Concurso de Robótica Natural, en donde se premia a los robots que imitan a la Naturaleza. El ganador de este año ha sido el proyecto Robo-pez de la estudiante de química Eleanor Mackintosh.

Eleanor ha propuesto un pez robot que filtra los microplásticos a través de sus branquias. Ella no es ingeniera, así que expertos de la Universidad de Surrey han cogido su idea y han construido un prototipo de pez robot que filtra los microplásticos, que la propia Eleanor ha bautizado con el nombre de Gillbert. Puedes verlo en el vídeo de apertura de la noticia.

verticalImage1669213744955

Este pez robor mide medio metro. Nada agitando la cola mientras mantiene la boca abierta para recoger agua (y microplásticos) en su cavidad interna.

Una vez que la cavidad está llena, el robot cierra la boca y abre sus válvulas branquiales laminares, empujando el agua fuera de las válvulas y levantando el fondo de la cavidad.

Dispone de aletas pectorales, un motor para las branquias y la boca, un rastrillo para las branquias, una malla de partículas, un motor independiente para las aletas, una barra de accionamiento para las aletas de la cola, un motor para las aletas de la cola, batería y microcontrolador, y sensores que detectan los niveles de luz y la turbidez (claridad) del agua.

Gillbert puede recoger microplásticos de hasta 2 milímetros de tamaño.

Para que este sistema fuese efectivo harían falta miles, millones de estos robots. Pero la idea no es usarlos para eliminar microplásticos, sino para capturar unos pocos y analizarlos. De esta forma se puede saber qué microplásticos y con qué densidad afectan a zonas determinadas.

Gillbert, el pez robot que filtra los microplásticos con sus agallas, es una idea de una estudiante de química, que se ha hecho realidad con ayuda de un grupo de expertos ingenieros.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además