Skip to main content

El gran problema de las mascarillas FFP2 que reduce drásticamente su eficacia y que debes evitar

Mascarilla FFP2

Getty Images

02/02/2021 - 13:29

Una año después del comienzo de la pandemia seguimos cuestionando cuál de todos los tipos de mascarillas es más seguro y si la manera de usarlas es la correcta. 

Andando por la calle se pueden ver una amplia variedad de mascarillas, sobre todo desde la llegada de las de tela. Sin embargo, la pregunta sobre cuál de ellas protege más a unos y a otros sigue muy vigente, sigue habiendo mucha confusión. 

Algunas personas defienden que las FFP2 son las más seguras, aunque hay un detalle que podría tirar por tierra esa afirmación. No solo importa el nivel de filtros, también es relevante que se ajuste bien a nuestra cara. Si la mascarilla nos queda holgada o grande, no será capaz de realizar su función, ni protegemos a los demás ni nos protegemos a nosotros. Esto es lo que afirma Jose-Luis Jiménez, profesor de la Universidad de Colorado en su cuenta de Twitter.

Su mensaje hace referencia a los cambios de normativa que se están produciendo en otros países donde se está estableciendo en determinadas circunstancias el uso de las FFP2 como obligatorio frente a las mascarillas quirúrgicas. También hablábamos el otro día de la posibilidad de usar doble mascarilla como medida de refuerzo recomendada incluso por el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU y asesor de la Casa Blanca.

Además de la eficacia del filtrado de cada tipo de mascarilla que casi todas tienen por encima de un 90% (FFP2, N95 y quirúrgicas), la principal cuestión que determina el nivel de protección y que está fallando es el ajuste. "Por esa razón, dudo cuando hay gente que propone N95 / FFP2 para todos. Si se llevan mal, por su forma, pueden crear más huecos que las de tela buenas, y al final funcionar peor" explica Jiménez. 

También explica que un simple hueco del 2% del área de la mascarilla deja pasar el 50% del aire sin filtrar" de ahí la importancia de llevar una mascarilla de nuestro tamaño y bien ajustada al rostro. Jimenéz pone como ejemplo el funcionamiento de los hospitales donde algunos trabajadores se están encargando de estudiar este aspecto y aconsejar a los profesionales. Una de las medidas más recomendadas es quitarse la barba que en el caso de algunos hombres crea un espacio entre la mascarilla y la cara por donde se cuela el aire.

A esto también se refería la Dra. Monica Gandhi, profesora de la Universidad de California en San Francisco y experta en enfermedades infecciosas, cuando explica que el truco de la doble mascarilla solo es válido si nos ayuda a reforzar el ajuste de las mismas a la cara y no obstaculiza la respiración. Aunque Jiménez se muestra un poco más escéptico: "sobre todo si ponemos una de tela grande que ajuste bien, encima de una quirúrgica, que filtra bien pero ajusta mal".

Elegir la mascarilla que mejor se ajuste a nuestra cara dentro de las posibilidades homologadas parece ser la mejor opción, aun así es difícil encontrar mascarillas de todos los tamaños, por lo que algunas personas recurren a otros trucos para adaptar su forma al rostro. 

No hay que olvidar tampoco que "las mascarillas son imperfectas, y reducen contagios, no los suprimen. Es una de muchas capas de protección necesarias" como explica Jose-Luis Jiménez. No hay que olvidar lavarse las manos con regularidad y respetar la distancia de seguridad, así como las diferentes restricciones establecidas en cada territorio.