Skip to main content

El grave error que mucha gente comete antes de cocinar pollo

Lavar el pollo

Depositphotos & Pixabay

02/11/2020 - 06:20

El pollo es uno de los tipos de carne más consumidos en todo el mundo, incluido nuestros país. Hay miles de formas distintas cocinarlo, y un grave error que mucha gente comete antes de hacerlo, ¿eres uno de ellos?

Según las estadísticas el pollo es la carne más consumida en España, siendo el país de la Unión Europea con el mayo consumo de este tipo de carne, con aproximadamente 13 kilos por persona al año.

Su bajo contenido en grasa y altos valores en proteínas y nutrientes, además de su precio comedido, ha convertido a la carne de pollo es uno de los alimentos indispensables en las cocinas y restaurantes españoles.

Asado, barbacoa, con Cola-Cola, a la cerveza, guisado... hay mil y una formas de cocinar el pollo, solo tienes que consultar cualquier libro de recetas para descubrir cientos elaboraciones con esta carne blanca como protagonista.

Aunque son muchas las forma de hacerlo, hay un gesto que muchas personas cometen antes de cocinar el pollo y que deberían evitar: lavarlo.

Lavar la carne del pollo, sobre todo cuando estamos cocinando la pieza entera en su hábito común en la cocina que deberías desterrar para evitar la tan temida contaminación cruzada. El pollo, es uno de esos alimento que nunca debes lavar antes de cocinarlos.

La mayoría de las personas que limpian el pollo lo hacen con buen propósito: eliminar los gérmenes y bacterias que pueblan piel de estos animales, aunque en realidad no sirve de gran cosa y puede provocar daños colaterales, ya que el agua puede salpicar y propagar las bacterias al fregadero, encimera y otros objetos que pudiésemos tener a nuestro alrededor, incluso a nuestra ropa.

De hecho según los expertos la única forma de eliminar las bacterias es cocinar el pollo a una temperatura superior a los 75 grados. Si quieres limpiar alguna impureza o resto, puedes usar un papel de cocina, pero es mejor evitar ponerlo bajo el grifo.

Como apunte indicar que lavar el pollo no supone ningún riesgo más allá de los problemas de posible contaminación cruzada, no afecta al sabor de la carne ni a su textura una vez cocinada.

Es decir, que si pese a los riesgos no consigues quitarte el hábito de lavar el pollo, al menos deberías tomar precauciones para evitar la contaminación cruzada, tomando medidas para desinfectar adecuadamente cualquier superficie con la que el líquido o las salpicaduras hayan estado en contacto, además de lavarse bien las manos después de tocar carne cruda o cualquier alimento o herramienta que haya podido estar en contacto con ella. 

Etiquetas:

#Miscelánea

Y además