Skip to main content

Guardar las sobras en papel de aluminio puede poner en peligro tu salud: este es el motivo

Rollo de papel de aluminio

Depositphoto

27/01/2021 - 06:45

Si te sobra comida, lo mejor que puedes hacer para guardarla es envolverla con film transparente. Te contamos por qué no debes utilizar papel de aluminio, aunque sea una práctica muy extendida.

El papel de aluminio no falta en ninguna cocina. Se trata de un producto de lo más socorrido y le damos mucho uso, ya sea para cocinar alimentos en el horno, para envolver bocadillos o para guardar comida en la nevera. Pero, ¿sabías que no debes utilizarlo para envolver las sobras?

Si habitualmente usas el papel de aluminio para guardar la comida que te sobra, será mejor que dejes de hacerlo, ya que esta práctica puede poner en peligro tu salud. 

Tal como explica el Departamento de Salud del Estado de Washington en Estados Unidos, algunas bacterias, como el estafilococo y el Bacillus cereus, producen toxinas que no se destruyen con las altas temperaturas a las que se cocinan los alimentos. Si cubres una comida caliente con papel de aluminio, el material no se sella por completo y deja que pase aire al interior, lo que permite que las bacterias prosperen. 

Por lo tanto, si envuelves los alimentos cocinados con papel de aluminio y los dejas a temperatura ambiente durante más de dos horas, las bacterias crecerán con rapidez, contaminando la comida y poniendo en peligro tu salud. En caso de consumirla, corres el riesgo de sufrir una intoxicación alimentaria. 

Para conservar adecuadamente los alimentos que has cocinado, lo mejor es utilizar materiales que no permitan pasar el aire o recipientes herméticos. Por este motivo, a la hora de guardar las sobras nunca debes usar papel de aluminio: utiliza en su lugar film transparente o un táper hermético. 

Además de utilizar un material que no permita pasar el aire, es muy importante no dejar la comida preparada a temperatura ambiente más de dos horas para que las bacterias no puedan crecer con rapidez. La carne y los productos lácteos son los más delicados, así que tienes que tener especial cuidado con estos alimentos.

"Si te sobra comida en abundancia, lo más inteligente es guardar una porción en al nevera y luego guardar el resto de porciones en recipientes herméticos en el congelador", explica la dietista Lindsay Malone. "Y luego, cuando quieras consumirla, sácala"