Skip to main content

¿Qué ha sido de todas las rocas que la NASA recogió en la misión Apollo a la Luna?

Luna

16/07/2019 - 07:15

No sois los únicos que vais de vacaciones y traéis algún recuerdo del sitio, muchas veces en forma de muestra. Si vais a la plaza, las conchas en la maleta se cuentan por decenas, y eso es algo parecido a lo que hicieron los 12 astronautas de las diferentes misiones Apollo tripuladas, pero con rocas lunares. Ahora bien, ¿qué ha pasado con las rocas de la Luna que trajeron los astronautas?

Evidentemente, las rocas lunares que trajeron los astronautas de las misiones Apollo no llegaron a la Tierra como recuerdo, sino como parte de una misión de investigación para estudiar la composición de nuestro satélite, y realmente tienen muchísimo valor.

Y es que, se trata de 2.196 muestras que fueron recogidas directamente de la superficie lunar, por lo que se sabe, perfectamente, a qué punto pertenecen. Eso marca una diferencia con otras rocas lunares que hay en la Tierra fruto del choque de asteroides contra el satélite, impactos que hicieron que se desprendieran rocas y terminaran en la Tierra.

Los investigadores no pueden rastrear el origen de esas rocas llegadas de la Luna, que pueden estar mezcladas con fragmentos del asteroide que provocó el choque, pero sí de los fragmentos de las misiones Apollo. Y... ¿qué ha pasado con esas rocas de la Luna que se trajo la NASA? 

La agencia espacial estadounidense dividió esas muestras en 140.000 piezas, y aún conserva el 85% de las mismas con fines científicos. El otro 15% han sido repartidos. Y es que, Ryan Zeigler, responsable de todas ellas, afirmó en una entrevista a Space que algunas han sido usadas para la ciencia, pero otras para museos y otras han sido de ida y vuelta, perdiéndose algunas por el proceso.

Todas esas son propiedad legal del gobierno de Estados Unidos, pero hay, sin embargo, unas cuantas que son muy especiales. Y es que, cuando el Apollo 11 aterrizó, Nixon se empeñó en que 135 países, como medida de cordialidad, recibieran un pequeño fragmento de roca lunar, un regalo diplomático que, precisamente, Rusia (la Unión Soviética) no recibió como ‘’perdedora’’ de la carrera espacial, y enemiga de los Estados Unidos por aquel entonces.

30.000 millones de dólares, eso es lo que costará volver a la Luna

Qué casualidad que, ahora, China y Rusia llevan la delantera en el regreso a la Luna, pero bueno, ese es otro tema. Ahora, del 100% de rocas lunares que hay en la Tierra, algunas se han expuesto, pero otras se han perdido, vendido en mercado negro y, también, están acumulando polvo en almacenes tanto de la NASA como de algunos países.

El motivo de que la NASA tenga rocas lunares sin ‘’utilizar’’ es que el propio Zeigler confirmó que lo importante es la roca, la materia prima, y que si bien se estudiaron en su momento, ese proceso de análisis es continuo, por lo que solo se ‘’sacan de la caja’’ cuando hay que usarlas.

Según sus palabras, ‘’cuando traes muestras, cualquier muestra, puedes estudiarla y hacer un seguimiento porque tienes esa roca, pero dentro de 20 años, con mejores instrumentos, podrás trabajar mejor’’.

Así que, ya veis, más de 2.000 rocas lunares en la Tierra divididas en 140.000 fragmentos que, en total, suponen 382 kilos de peso. Eso sí, Rusia también tiene algunas rocas, pero muchísimas menos muestras, ya que fueron recogidas por robots de ida y vuelta y el peso es de unos 300 gramos.