Skip to main content

Los hábitos que te están haciendo engordar sin que lo sepas

Hábitos de alimentación

02/06/2018 - 13:37

Las calorías de los alimentos no son el único referente que debemos tener en cuenta a la hora de ingerir un alimento o una bebida, y es que a veces nuestros hábitos son los realmente culpables de que ganemos peso, y eso no gusta y menos ahora en verano.

Aunque te esfuerces en contar las calorías, según el científico en alimentos Joy Dubost, el principal error que comete una persona a la hora de ingerir alimentos es que no hace bien los cálculos sobre cuánto se está comiendo en realidad, lo que al final duplica o incluso triplica la cantidad recomendada de calorías diarias.

Y es que sin que nos demos cuenta, estamos comiendo más de lo que se debería, y eso es gracias a las porciones y al empaquetado de cada uno de los alimentos. Nadie engorda por arte de magia, y si una persona engorda es que está ingiriendo más calorías de las debidas, y a continuación te listamos alguno de los principales errores con los alimentos que se están cometiendo en las dietas.

Prueba estas infusiones adelgazantes en Amazon España

Desayuno: demasiados alimentos y en proporciones exageradas

Si bien se dice que el desayuno es la comida más importante del día y hay que desayunar fuerte, también hay que tener en cuenta la porción del mismo y si se hacen varios desayunos a lo largo de la mañana.

Si deseamos tomar cereales por la mañana, debemos tener en cuenta si lo echamos sobre un plato o sobre un bol, dado que aunque creas que no haya diferencia se pueden duplicar o incluso triplicar las calorías que se ingieren.

También debes tener en cuenta si acompañas a los cereales de colacao, de leche o incluso de yogurt, algo que podría triplicar el consumo de calorías simplemente porque consideres que así está más rico.

En lo que respecta al zumo, es tremendamente sano, pero no es lo mismo tomarse un vaso de zumo normal, que medio litro de zumo solo en el desayuno. Lo recomendable es beberse sólo un vaso de zumo.

Después debemos tener en cuenta si vamos a hacer otro desayuno a mitad de la mañana, lo que podría disparar nuestro consumo de calorías a más de 1000 en tan solo las primeras horas del día. Conviene recordar que lo recomendable, según la edad y el peso, es que se ingieran entre 2000 y 3000 calorías al día, y un desayuno fuerte ya nos habría requerido la mitad de las calorías recomendadas del día.

La comida, para reponer fuerzas pero sin pasarse

Hábitos alimentación

Sea que nos hayamos hecho un bocadillo para el trabajo o comamos en casa, hay que tener en cuenta que una comida excesivamente abundante en calorías junto con un desayuno fuerte por la mañana, nos haría ya alcanzar el recomendado de calorías diarios a tan solo la mitad de nuestro día.

Es habitual incluir pan en las comidas. Lo normal es comerse una rebanada de pan, pero ¿quién no ha sentido la necesidad de coger dos o tres rebanadas de pan porque así lo requiera el plato de comida que se está ingiriendo?

Esa querida merienda, ¿pero es necesario hacerla todos los días?

Si bien es recomendable hacer cuatro o cinco comidas diarias, a veces la merienda no es necesaria si somos de cenar pronto. Otro de los hábitos que hacen que engordemos y no sepamos el por qué, es por la merienda, aunque sea un simple picoteo.

De hecho, una de las principales meriendas son las galletas, que mientras que la porción recomendada sería ingerir un máximo de ocho galletas, a veces sin darnos cuenta nos adelantamos y nos comemos un tubo entero, algo que supera las calorías recomendadas para una merienda.

El postre, ¿sí o no?

Nos hemos acostumbrado a incluir postres en comida y cena, pero no es necesario que lo hagas. Si bien las frutas o un yogurt te van ayudar a hacer la digestión y no va afectar demasiado a tu dieta, sí cambian la cosa con los helados. Y es que sin que te des cuenta, te estás metiendo una auténtica bomba de calorías.

Hábitos alimentación

Hay que tener en cuenta que el postre no es necesario, y que simplemente es un complemento si la comida anterior que has hecho ha sido baja en calorías.

En la cena, contra menos mejor

No solo porque vayamos a dormir una hora después, pero la cena debe servir para poner broche de oro a nuestra alimentación del día, pero teniendo en cuenta todo lo que hemos comido anteriormente. Si consideramos que hemos superado la recomendación diaria de calorías en las anteriores comidas, puedes optar por una cena testimonial o simplemente no tomarla.

La cena favorita suele ser la pizza, por lo rica que está y su fácil preparación. No obstante no será la primera vez que cuando abrimos una pizza, después le añadimos más queso, más jamón o lo que sea, duplicando las calorías que previamente se señalan en la etiqueta.

Como has visto, contamos con hábitos que nos están haciendo engordar día a día y que pasan desapercibidos, y que explican quizás ese par de kilos de más que siempre consideras tener a pesar de haber llevado una dieta saludable.