Skip to main content

Haka Pei, la prueba de valor más singular del mundo: bajar por la ladera de un volcán montado en un tronco

Tapati
Vanessa Blasco -

Wikipedia Creative Commons

28/05/2022 - 23:50

La Isla de Pascua es una de las más remotas del mundo, así que las tribus nativas han vivido aisladas durante siglos, manteniendo sus tradiciones.

Aunque pertenece a Chile, la Isla de Pascua se alza en una región remota del Océano Pacífico, sin ninguna otra localidad habitada en 2.000 Kilómetros a la redonda.

Tiene unos 7.000 habitantes, la mayoría de la etnia rapanui. Estos nativos conservan tradiciones ancestrales, aunque la característica más famosa de su cultura son las increíbles estatuas gigantes moái.

Una de las tradiciones más curiosas y espectaculares de la Isla de Pascua es el Haka Pei, o como ellos lo llaman, "la prueba de valor más singular del mundo": bajar por la ladera de un volcán montados en un tronco. Puedes verlo en este vídeo:

VIDEO

The world's most unique proof of bravery, the Haka Pei

Los nativos de la isla, ataviados únicamente con un taparrabos y pinturas de guerra, atan dos troncos de bananos para forma una débil y estrecha plataforma.

La prueba comienza en la cima del volcán Mangua Pui, que está completamente apagado y tiene unos cien metros de altura. Pese a su pequeño tamaño, solo 163 kilómetros cuadrados, en la Isla de Pascua existen varios volcanes apagados, que fueron los que formaron la isla.

Uno a uno, los nativos se suben a los dos troncos, tumbados, y sus compañeros les empujan ladera abajo, sin ningún tipo de sujección o protección.

Como se ve en el vídeo, la clave está en levantar los pies para que no toquen el suelo, lo que podría provocar una rotura del tobillo o la pierna.

Polaroid

Cámaras de fotos instantáneas tipo Polaroid: tipos, coste de los consumibles y mejores modelos

Los troncos deslizantes alcanzan una velocidad de 80 Km/h., aunque por suerte la ladera está cubierta de hierba, y es bastante lisa. Pero también hay baches, y uno de ellos podría lanzar por los aires al "piloto", y provocarle una grave lesión. Al final del vídeo se puede ver como uno de ellos se cae y acaba rodando por la ladera, afortunadamente sin consecuencias.

Superada la prueba de valor, los participantes dan las gracias a la divinidad Make Make, esta vez para agradecer que nadie se ha lesionado.

Una tradición muy curiosa, única en el mundo, que merece la pena disfrutar si visitas la Isla de Pascua en primavera.

Y además