Skip to main content

Hallan muerto al biohacker que se inyectó una terapia genética casera

Hallan muerto al biohacker que se inyectó una terapia genética

02/05/2018 - 19:26

Aaron Traywick, un popular biohacker que se inyectó una terapia genética contra el herpes creada por él mismo el pasado febrero, ha sido encontrado muerto en un spa. 

El biohacking, también conocido con el nombre de Biología DIY (hazlo tu mismo) o DIYbio, tiene como objetivo mejorar nuestra condición humana poniendo al alcance de todo el mundo la nanotecnología, ingeniería genética, e implantes tecnológicos: chips, sensores, máquinas y otros mecanismos que nos permitan superar los límites físicos e intelectuales.

Los biohackers creen que la medicina no debería estar solo en manos de los médicos o las empresas farmaceúticas, sino al alcance de todo el mundo.

Como ocurre con los hackers informáticos, existe un biohacking ético que defiende estas prácticas siempre que no pongan en peligro nuestra salud, como puede ser el uso de chips bajo la piel para identificarnos o para medir nuestros niveles de glucosa.

En páginas como Hackteria los biohackers se construyen su propio laboratorio biológico casero con instrucciones paso a paso para montar tu propio microscopio, incubadora o centrifugadora:

Biohacking, el primer paso hacia el transhumanismo

Biohacking, el primer paso hacia el transhumanismo

Pero también existen los biohackers extremos, conocidos como grinders, que no tienen problemas en poner en peligro su vida para experimentar. Se ven a ellos mismos como los doctores pioneros del siglo XIX, que experimentaban los nuevos tratamientos en su propio cuerpo, para probar su eficacia.

"Sin la autoexperimentación no estaríamos aquí", llegó a afirmar el biohacker Aaron Traywick.

A sus 28 años de edad, Traywick era el CEO de la start-up de biohacking Ascendance Biomedical, que supuestamente está desarrollando una terapia genética propia para tratar el SIDA. El pasado febrero Aaron Traywick participó en una conferencia de biohacking en Texas, en donde se inyectó en directo una terapia genética creada por él para curar el herpes. Puedes verlo en este vídeo:

Dos meses después, Aaron Traywick ha sido hallado muerto en un spa. Aún no se saben las causas de la muerte, así que quizá no tenga nada que ver con dicha terapia. Pero tratándose de un biohacker, seguramente se habrá sometido a más tratamientos DIY. La policía sí ha descartado que se trate de un crimen.

Tras publicarse el anterior vídeo, la FDA, la autoridad sanitaria americana, lanzó un comunicando avisando de que "las terapias genéticas caseras pueden ser muy peligrosas para la salud".

Estamos seguros de que esto no ha hecho nada más que empezar...

[Fuente: IFLScience!]

Ver ahora:

Te recomendamos