Skip to main content

Hospital australiano tendrá primer centro de impresión de tejidos en 3D

Hospital tendrá primer centro de impresión de tejido en 3D
user

28/11/2016 - 22:51

Todavía no se podrá obtener un trasplante de hígado impreso en 3D a base de tus propias células, pero un hospital australiano está haciendo lo posible por promover la tecnología a la corriente principal.

La Universidad de Tecnología de Queensland (QUT) en Brisbane está construyendo un espacio dedicado a la "biofabricación" donde médicos e investigadores puedan desarrollar tecnología para modelar e imprimir cartílagos, huesos y otros tejidos humanos.

La instalación ocupará dos plantas del hospital y utilizará tecnología de fabricación de tejidos de última generación en procedimientos quirúrgicos.

"Nuestra visión de la salud es que el instituto de biofabricación allanará el camino para que las impresoras 3D estén presentes en los quirófanos, listas para imprimir tejidos según sea necesario en los hospitales del futuro", dijo Dick.

Todavía es temprano para el tejido 3D y la impresión de implantes médicos, pero QUT es una de las instalaciones expandiendo los límites, junto con Wake Forest, la Universidad de Harvard y otros.

5 usos domésticos de la impresión 3D.

Los investigadores han cultivado vejigas a partir de células propias de los pacientes y las han transplantado con éxito, y han colocado prótesis de oreja humana hechas en parte de tejidos vivos, aunque no los han impreso.

Sin embargo, la construcción de órganos más complejos como los riñones ha resultado ser un desafío porque es difícil suministrar sangre y mantenerlos vivos durante más de unos meses.

La biofabricación se presenta como la mejor opción para las piezas menos complejas del cuerpo como los cartílagos y huesos.

Quirófano

"Muchos de los implantes que estamos desarrollando, los podemos implantar en un paciente y a medida que el tejido crece de nuevo, no es rechazado, el andamio se reabsorberá con el tiempo y el tejido crecerá aún más y, finalmente, el implante habrá desaparecido", dice Profesor Asociado Mia Woodruff.

"No siempre tenemos que usar implantes metálicos, podemos desarrollar materiales compuestos de alta especificación que se disuelven a medida que el tejido se cura", añadió.

Sin embargo, el gran premio sería la capacidad de imprimir en 3D un órgano a prueba de rechazo construido a partir de las células de los propios pacientes.

"No vamos a ser capaces de imprimir 3D un órgano mañana, pero lo que podemos hacer es reunir a los investigadores, los médicos, los pacientes, los ingenieros, el intelecto y los socios de la industria para poder desarrollar nuevas tecnologías al nivel que se puedan traducir a la clínica ", dijo Woodruff.

Ver ahora:

Te recomendamos