Skip to main content

Los humanos no servimos para conducir coches que se conducen solos

Los humanos no sirven para conducir coches autónomos

27/01/2017 - 09:24

Si algún día los robots se rebelan contra los humanos, lo primero que harán será llevarse las manos a la cabeza en vista de la ya más que demostrada torpeza del ser humano para ciertas tareas. La de conducir es una de ellas, y ahora un estudio ha revelado que los coches autónomos podrían no suponer la solución definitiva a los accidentes que todos esperamos.

Tal y como está ideado a día de hoy, el concepto de "coche autónomo" engloba todos aquellos coches que tienen la capacidad de conducirse por sí solos pero que, dado el caso, pueden llegar a requerir la intervención de un ser humano para salvar una situación para la que el ordenador no haya sido programado. Y ahí es donde se echan a perder todas y cada una de las ventajas de este sistema.

El factor humano echa por tierra la conducción autónoma, y el culpable no es otro que el tiempo de reacción del conductor. Tal y como ha revelado un estudio llevado a cabo en la Universidad de Southampton (Inglaterra), el más mínimo despiste que tenga lugar en el habitáculo incluso mientras el coche se está conduciendo por sí mismo puede dar pie a situaciones de riesgo en la carretera.

¿A qué obstáculos se enfrenta un coche autónomo?

En este estudio, los profesores han demostrado que el tiempo de reacción de las personas ante una situación inesperada en un coche autónomo es demasiado elevado, especialmente si se confían y se despistan con cualquier otra tarea que no sea la de estar atentos a la carretera. Puede que un coche lleve recorridos cientos de kilómetros de conducción autónoma sin ningún percance, pero en cuanto se requiera la intervención del conductor la situación puede suponer un peligro incluso para los demás conductores.

Los participantes de este experimento se enfrentaron a un simulador de conducción en el que tenían que ponerse al volante de un coche autónomo que viajaba a unos 110 km/h. El coche realizaba por sí solo la mayor parte del trayecto, pero cada 30 o 45 segundos el escenario mostraba algún tipo de situación en la carretera que requería la intervención manual del conductor.

La prueba reveló que, tal y como sería de esperar, los conductores que estaban distraídos con otra tarea tardaban mucho más en tomar los mandos del coche. El tiempo de reacción osciló entre los 1,9 y los 25,7 segundos, siendo esta última cifra la mejor muestra de las situaciones de peligro que podría generar en el peor de los casos un coche autónomo con un conductor distraído en su interior.

Los coches de Tesla ya están a la venta en España

Puede parecer una conclusión evidente, pero compañías como Tesla ya han recibido un tirón de orejas por parte de las autoridades por no anunciar correctamente que, en realidad, sus sistemas de "Autopilot" en ningún momento permiten que el conductor se distraiga de la carretera. Tal y como están diseñados estos sistemas hoy en día, la atención del conductor es fundamental para salvar situaciones que el ordenador no sea capaz de procesar.

El estudio se ha realizado sobre una base de 26 personas (hombres y mujeres de entre 20 y 52 años), y ha puesto en evidencia el hecho de que nuestras expectativas sobre los coches autónomos quizás han ido un paso más allá de lo que realmente es capaz de ofrecer a día de hoy esta tecnología. El Autopilot de Tesla ya es capaz de cosas increíbles, pero todavía estamos lejos de poder sentarnos a leer tranquilamente un libro mientras nos desplazamos al trabajo en el coche.

¿Recuerdas el accidente mortal de un Tesla Model S? No fue por culpa de un fallo del Autopilot

[Fuente: Universidad de Southampton]

Ver ahora: