Impresión 3D ayuda a médicos a practicar operaciones complejas

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Impresión 3D ayuda médicos practicar operaciones complejas

Un grupo de doctores del Hospital Infantil de Boston ha informado que llevan un tiempo realizando una curiosa iniciativa con el objetivo de reducir los riesgos a la hora de intervenir a los más pequeños de la casa. Y es que los médicos han empezado a utilizar la impresión 3D para practicar antes de realizar operaciones complejas

Lo que hacen es imprimir copias de las partes del cuerpo afectadas para ensayar con las mismas antes de la operación real. 

Gracias a esta interesante iniciativa, los cirujanos han conseguido salvar la vida de cuatro niños de edades comprendidas entre los dos meses y los 16 años. Estos jóvenes sufrían una grave malformación en el cerebro que ponía en peligro este órgano. 

Por ello, el equipo médico decidió imprimir copias en 3D para practicar antes de realizar esta operación tan compleja.

Un implante impreso en 3D reconstruye la cara de una mujer

Edward Smith, neurocirujano del Hospital Infantil de Boston, ha señalado que esta tecnología les permite tener el problema en sus manos y verlo desde distintos ángulos. "De esta forma no sólo podemos practicar con instrumental real, sino también obtener retroalimentación táctil", señala el doctor.

Asimismo, Darren Orbach, otro de los neurocirujanos del hospital, afirma que la planificación de un tratamiento con un modelo impreso adquiere una sensación intuitiva que no se puede obtener de otra forma, y nuestros cerebros funcionan en tres dimiensiones.

Los procesos casos con los que decidieron probar esta nueva técnica antes de realizar la operación fueron casos de éxito, y eso teniendo en cuenta que tres de los pacientes tenían malformaciones arteriovenosas.

Este tipo de complejidad implica que los médicos deben realizar la interveción en el menor tiempo posible para evitar mayores problemas. Al imprimir copias en 3D para practicar antes de realizar las operaciones, tardaron 30 minutos menos de lo habitual (lo que equivale a un 12% menos), una cantidad importante. Y es que este tipo de operaciones dura una media de 4 horas, aproximadamente.

Lo que está claro es que esta nueva técnica es una de las más útiles que se han desarrollado últimamente, por lo que nos encontramos ante un gran avance en el campo de la medicina.

Sin embargo, ésta no es la única vez que se han utilizado los beneficios de la tecnología de impresión 3D. Os dejamos con un vídeo en el que podréis ver otro caso en el que una embarazada invidente ve a su hijo por primera vez gracias a esta técnica.

[Fuente:PRNewswire]