Skip to main content

Qué indican los cambios de color de las encías

Dientes y encías
Pixabay

Irina Pérez

25/06/2021 - 07:35

El color de las encías es un indicativo tu salud bucodental. Pero además, los expertos aseguran que si tienes dolor, podría estar relacionado con la salud del cuerpo en general.

El dolor de las encías es un indicador de la salud del cuerpo. Si observas cambios en su coloración o textura, es momento de acudir a un odontólogo para comprobar si tu boca está sana. Es lo que recomiendan los expertos en salud bucodental de Sanitas.

Entre los factores que influyen para considerar si unas encías están sanas o no, se encuentra el color. Eso no quiere decir que exista un color estándar que sea el correcto para todas las personas, sino que   puede variar de unas a otras. Los más típicos son los tonos rosados o corales. Unos más claros que otros.

Debes tener en cuenta que notar cambios evidentes puede ser una alerta de enfermedades como la periodontitis (una grave infección de las encías que daña el tejido blando y que, sin tratamiento, puede destruir el hueso que sostiene los diente), que requieren de un tratamiento inmediato para controlarla.

Debes preocuparte y acudir al dentista si...

  • Tienes muchos sangrados al cepillarte los dientes. 
  • Sientes molestias o dolor en las encías. 
  • Aparecen colores blancos, muy rojos o grises.

¿Qué ha podido causar ese color?

Según el blog de Vitaldent, podría deberse a estas 3 causas: 

  1. Por una enfermedad gingival, ya que la inflamación y el sangrado pueden generar un cambio de coloración más oscuro.
  2. Por un tratamiento periodontal. Este tratamiento es algo agresivo, por lo que la inflamación que se produce después puede originar un cambio en el color de las encías.
  3. Pacientes mujeres en la toma de anticonceptivos

Cómo tener unas encías sanas

Unas encías sanas se logran gracias a una higiene bucodental completa. Esto se consigue con un buen cepillado durante al menos 2 minutos - no te olvides de la lengua-, después de cada comida. 

Usa hilo dental, ya que hay zonas entre los dientes a las que no pueden acceder las cerdas del cepillo, esto es imprescindible. Además, debes terminar con un colutorio

Por supuesto, si a esto le acompaña una dieta sana y hábitos saludables como no consumir tabaco o alcohol, hará que en tus revisiones anuales al dentista no te lleves tantos sustos. 

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Irina Pérez.