Skip to main content

Ingenieros lanzan al espacio la primera nave interestelar

Ingenieros han lanzado al espacio la primera nave interestelar de la historia y tiene el tamaño de un chip
user

01/08/2017 - 13:45

Conseguir hacer viajes entre estrellas es uno de los más grandes deseos de la humanidad. Este anhelo ha sido producto de muchísimas obras de ficción, desde películas hasta videojuegos, pero con cada pequeño avance de la ciencia, esta fantasía se está convirtiendo en una realidad.

Breakthrough se sumó hace un año a la corriente de crear naves espaciales y ha anunciado que por fin ha logrado su objetivo.

Si todos os estáis imaginando una nave interestelar como la Enterprise de Star Trek o la Destiny de Stargate, eliminad esa idea de la cabeza porque en esta nave no cabe ni Matthew McConaughey. No estamos hablando de un cohete que pueda llevar tripulación al uso, sino de un pequeño chip que podrá realizar este tipo de viajes.

El 23 de junio, el grupo de investigación lanzó su primer lote experimental compuesto por seis unidades de estas naves diminutas. Bautizados como Sprites, estos "duendecillos interestelares" tienen 3,5 centímetros de diámetro y pesan cuatro gramos. La hazaña es que aún con este escueto tamaño tiene capacidad para una antena, un procesador y unos cuantos sensores diminutos.

El proyecto "Breakthrough Starshot" pretende lanzar miles de estas naves espaciales a Alpha Centauri, el sistema estelar más cercano. La idea es que si podemos crear maquinas realmente pequeñas, podríamos llegar más rápidamente y fácilmente a los diferentes rincones del universo.

Hasta el momento el experimento ha sido un éxito, fueron desplegadas desde el Polar Satellite Launch Vehicule convertiéndose en las primeras naves interestelares de la historia. La meta es que las mininaves viajen a casi 60.000 kilómetros por hora -el 20% de la velocidad de la luz- y que cuando lleguen a su destino sigan siendo capaces de enviar datos a nuestro planeta.

Si todo va según lo previsto, los Sprites llegarían a Alpha Centauri en 20 años, un logro considerable considerando que con un cohete tardaríamos cientos de años en alcanzar el mismo destino. Para conseguir esa velocidad, está previsto que los chips consigan energía desde la tierra o un sistema láser instalado en la luna.

Las 11 mejores novelas de ciencia ficción y tecnología

Si es lo suficientemente potente y los científicos son capaces de dirigir toda la energía directamente a las naves, se podría conseguir un sistema viable para lanzarlas al espacio. Según el proyecto avance, el equipo irá añadiendo a las naves mejores cámaras, sensores, sistemas de navegación e incluso pequeños propulsores para que los chips puedan funcionar de forma autónoma, aunque sea en una escala pequeña.

Tendremos que esperar para ver si estos duendes esparcidos por la galaxia llegan a su destino. Mientras tanto podemos estar al tanto de los avances de SpaceX en su plan de llevar su propia nave estelar a marte.

[Vía: Geek]

Ver ahora: