Inventan el coche que no funciona si has bebido

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Inventan el coche que no funciona si estás borracho

¿Comprarías un coche que lleva incorporado un control de alcoholemia, y que no funciona si antes no superas el test, cuando lo arrancas? ¿Y si ese dispositivo se incluyera, de forma obligatoria, en todos los vehículos?

No es un escenario imposible, si el número de muertes al volante sigue tan estrechamente relacionado con el alcohol como hasta ahora. El 85% de las muertes en carretera implican a conductores que han dado positivo en el test de alcoholemia.

La Universidad de Michigan (Estados Unidos) ya tiene a punto un vehículo con control de alcoholemia incorporado. Se trata de un dispositivo por el que el conductor debe soplar, antes de poner el coche en marcha, tal como puedes ver en la foto de apertura. Actúa a modo de llave de contacto: si detecta que el conductor ha ingerido alcohol por encima de la tasa permitida, no se pone en marcha.

En la fuente de la noticia no especifican si existe un método para comprobar que es el propio conductor el que sopla. Si no es así, un acompañante que no ha bebido podría superar el test, mientras el conductor con las copas de más se pone al volante. Aunque al menos sería de utilidad para aquellos conductores responsables que realmente quieren saber si están en condiciones de conducir, o no.

En todo caso, existen sensores que permiten identificar el aliento de cada persona, así que se podría saber si realmente el que sopla es el dueño del vehículo.

Coches eléctricos ofrecerán electricidad barata a tu casa

La Universidad de Michigan ha realizado un estudio proyectado a los próximos 15 años, para determinar si el uso de vehículos con control de alcoholemia incorporado serían útiles. Revisando las estadísticas de accidentes, si este dispositivo fuese obligatorio estiman que evitaría 59.000 muertes, sólo en Estados Unidos, en los próximos 15 años. Además también se prevendrían 1.2 millones de lesiones no mortales, en el mismo periodo de tiempo.

Más allá de las vidas salvadas, el ahorro para la sanidad pública en hospitalizaciones y ambulacias sería considerable, hasta el punto de que dichos expertos aseguran que el coste de incorporar el dispositivo de alcoholemia a todos los vehículos se amortizaría en tres años.

Salvaría miles de vidas y ahorraría mucho dinero a la sanidad pública, y a las compañías de seguros, pero... ¿aceptarían los conductores que lo incluyesen en todos los vehículos?

Si quieres seguir la actualidad del mundo del motor, date una vuelta por la web especializada Autobild.es.

[Fuente: Gadgets NDTV]