Investigan restos del meteorito que acabó con los dinosaurios

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Científicos investigarán por primera vez el motivo de la extinción de los dinosaurios

Quizás el nombre del cráter Chicxulub no te diga nada, pero si sabes que este es el lugar de impacto del meteorito de 9 kilómetros de ancho que cayó en la Península de Yucatán (México) hace 66 millones de años, provocando la extinción de los dinosaurios, seguro que te resulta más familiar.

Hasta la fecha ningún equipo de científicos ha logrado estudiar en profundidad este cráter o los restos del meteorito, principalmente debido al control que las petroleras ejercen sobre el área. Sin embargo, por primera vez un equipo de investigadores de la Universidad de Texas ha recibido autorización para establecer una plataforma de perforación el mes que viene con el objetivo de investigar la zona.

Descubren una nueva especie de dinosaurio en España

Aunque no se haya podido estudiar la zona hasta ahora, la comunidad científica tiene más o menos claro qué ocurrió aquel día, empezando por el impacto del meteorito que liberó la energía de 1 millón de bombas como la de Hiroshima, matando a los animales y plantas cercanos instantáneamente, y provocando la extinción de los dinosaurios y del 75% de las especies del planeta en los años posteriores.

Es en este punto donde aparecen diversas teorías, ya que algunos científicos sugieren que el impacto descenadenó una serie de erupciones volcánicas en todo el planeta, llenando la atmósfera con gases tóxicos durante 500.000 años, causando la mayoría de dichas muertes.

El ingrediente secreto de la fórmula de la vida: meteoritos

Otros sugieren que la extinción de los dinosaurios realmente se produjo debido a los desastres naturales que tuvieron lugar tras el impacto, como tsunamis y terremotos, los cuales habrían provocado la mayoría de las extinciones de especies.

Por ello es muy importante poder contar por primera vez con la oportunidad de estudiar el cráter de Chicxulub, para lo cual el equipo de investigadores utilizará un taladro con punta de diamante con el objetivo de alcanzar una profundidad de 1.500 metros bajo el suelo oceánico, en el centro de la zona.

Un meteorito podría destruir la Tierra en el año 2880

Las muestras que extraigan de la perforación también permitirían conocer cómo la vida volvió a surgir tras la extinción masiva, e incluso es probable que dicho meteorito trajese consigo nuevas formas de vida (microbios) que acabasen convirtiéndose en nuevas especies.

[Fuente: sciencealert.com]