Skip to main content

La verdad sobre el líquido de los botes de conserva

Líquido botes de conserva

Getty

17/02/2020 - 20:34

Las verduras cocidas, los famosos encurtidos, y otros alimentos en conserva, son cada vez populares. El alto ritmo de vida que llevamos y el poco tiempo libre que nos queda a veces nos obliga a improvisar en la cocina. Y los encurtidos y las latas de conserva son una socorrida solución para preparar comidas en muy poco tiempo. Además son bastante baratos. Estas conservas mantienen sus propiedades gracias al líquido en el que se sumergen los alimentos. ¿Cuál es el secreto que hay detrás de él? ¿De qué está hecho? ¿Se puede consumir? Vamos a descubrir la verdad sobre el líquido de los botes de conserva.

Mucha gente piensa que es solo agua y sal, pero eso solo es cierto... en parte. Tal como nos cuentan desde TICbeat, el líquido de los botes de conserva, también llamado líquido de gobierno o líquido de cobertura, está formado por agua, sal y una pequeña cantidad de ácido ascórbico (apenas el 0,025%), que es el que se encarga de que los vegetales no pierdan el color, ni se vean afectados por la luz.

En función del tipo de conserva también es muy común añadir vinagre, salmuera, especias como el orégano y el tomillo, azúcares, aceite de oliva, almíbar, además de bicarbonato o endurecedores como el cloruro del calcio.

Este líquido cumple funciones muy diversas: alarga la vida útil de los alimentos, evita la pérdida de color, conserva la calidad sensorial y ajusta su PH. También puede transmitir calor o crear vacío, así como distribuir por igual los componentes de cada alimento.

La gran pregunta es, ¿se puede comer? Y la respuesta es sí. Todos los ingredientes del líquido de las conservas son comestibles e inocuos, así que se puede servir con los alimentos, usar como agua para la cocción, o beber, como hacen algunas personas.

En todo caso hay que tener en cuenta los ingredientes para saber si es más o menos sano, o tiene más o menos calorías. Por ejemplo hay conservas que usan aceite de girasol, jarabe de glucosa, azúcar y almidón, y aunque es perfectamente comestible tiene más calorías y es menos sano que otras conservas que solo llevan agua, vinagre y especias.

Muchas personas utilizan el líquido de las conservas de garbanzos para hacer mayonesas veganas (veganesa), en sustitución del huevo.

Si lleva vinagre o especias, también pueden utilizarse como aliño de ensaladas, o para incorporar sabor a otras salsas.

Más:

#Destacado