Skip to main content

La locura de las mascarillas llega a Amazon: los precios aumentan un 2.000% ante la falta de stock en España

Mascaras protectoras

Deposit Photos

26/02/2020 - 11:04

Si no has vivido durante los últimos días en el más absoluto aislamiento, ya sabrás que el coronavirus sigue expandiéndose por distintos países y en las últimas horas se están confirmando distintos casos en España. Ante tal circunstancia, en las reacciones de los ciudadanos se está viviendo cierta alarma por la incesante avalancha de noticias al respecto.

La llegada del coronavirus y las alertas de la OMS sobre una posible pandemia están teniendo un efecto inmediato sobre las ventas de productos protectores y de higienización. Por un lado, los geles desinfectantes han multiplicado sus ventas en farmacias, tal como ocurrió en Italia, donde llegaron a agotarse. Por otro, muchos han visto en las mascarillas un modo de protegerse y no solo se venden, sino que están encareciéndose de forma imparable.

Las mascarillas que suelen usar los médicos en hospitales, o los alérgicos para protegerse en días especialmente complicados, suelen encontrarse en farmacias por precios que rondan los 2 o 3 euros por unidad. Sin embargo, en Amazon empiezan a venderse un 2.000% más caras, hasta por 60 euros.

Estas mascarillas que alcanzan precios desorbitados en Amazon no tienen nada especial sobre las de las farmacias o las que muchos tienen en sus casas. Su precio ha sido encarecido ante el fin de existencias que están sufriendo algunas farmacias y la previsión de que se disparen aún más sus ventas por culpa del coronavirus.

Desde fuentes de Amazon nos informan que "Los colaboradores comerciales ponen sus propios precios en nuestra tienda pero tenemos una política para ayudarles a definir los precios de forma competitiva. Rastreamos nuestra tienda de forma activa y retiraremos las ofertas que violen cualquiera de nuestras políticas".

El contagio se produce por contacto directo, no por el aire

La situación no deja de ser especialmente curiosa cuando desde la OMS no se ha recomendado su utilización a no ser que se presenten síntomas de problemas respiratorios o si se está en contacto con personas afectadas por este virus.

En contraste con este aspecto, en lo que sí se ha hecho hincapié es en la necesidad de lavarse las manos con jabón o soluciones alcohólicas, así como en mantener una distancia de al menos un metro con los enfermos.

Mientras se sigue trabajando en una vacuna, que ya se está probando en Estados Unidos, desde el Ministerio de Sanidad se recalca que los contagios se producen por contacto con la persona enferma o con sus secreciones, no por el aire.

Seguirán abasteciendo mascarillas a las farmacias

Desde los fabricantes de este tipo de productos sanitarios se ha tratado de calmar la situación. No se van a agotar definitivamente las mascarillas, siguen fabricándose. El problema, tal como cita El País a la Federación de Distribuidores Farmacéuticos, es que “No podemos hablar de desabastecimiento porque las empresas siguen fabricando y suministrando, pero no al ritmo que pide el mercado. Es normal: ningún producto soporta un aumento de la demanda semejante”.

Aunque se haya tratado de explicar que las mascarillas son realmente útiles para que las personas contagiadas no expandan el virus y no sirven para protegerse, parece que muchos han entrado en pánico o han optado por ignorar las recomendaciones, lo que está provocando que se multipliquen de forma exponencial los precios de estos productos.